Confidencial

leopoldo mendivil

DR. MIGUEL ÁNGEL MANCERA,

JEFE DE GOBIERNO DEL D.F.:

 

 

El secretario general del Sindicato de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo, Metro, Fernando Espino Arévalo, encabezó anteayer una movilización con destino a la secretaría de Gobernación para demandar soluciones a un pliego petitorio de carácter laboral que ha difundido en diversos medios de comunicación.

Y esos fueron los hechos, obligado es preguntar si, con todo respeto y reconociendo las diferencias…, lo debemos perdonar porque no sabe lo que hace -o sea, por ser, al menos, poco letrado…-, o le debemos exigir que no use ni las calles capitalinas ni el tiempo de funcionarios que nada tienen que ver, ni con los asuntos legales que pretexta, ni con sus propias grillas y trampas.

En el fondo, tras 38 años en esa cartera gremial, Espino Arévalo promueve esa y otras acciones que son ya del conocimiento público, como mecanismos de reivindicación y presencia política por el desgaste que sufre su figura y el paulatino crecimiento de una disidencia que ya controla más del 30% de su plantilla.

Esa conducta responde, también, al constante estrechamiento de los márgenes de maniobra que ha instrumentado –Dios los hace y ellos se bronquean…- el actual titular del Metro, Joel Ortega, por el control de plazas y presupuestos extraordinarios, como ¡caray…! la adquisición de materiales a empresas extranjeras.

En este contexto es importante subrayar, jefe Mancera, que el dirigente sindical ha mantenido acercamientos con diversas corrientes del PRI y PRD y con diversos colaboradores de usted (espero que le hayan informado…), principalmente su secretario de Gobierno, Héctor Serrano, a quienes ha externado su idea de erigirse como candidato independiente a diputado (federal) para el año 2015, ante la supuesta falta de apoyo por parte de su viejo partido, el Revolucionario Institucional.

Esas declaraciones le habrían generado el efecto deseado, toda vez que César Camacho Quiroz, el jerarca nacional priista le acompañó en un evento apenas el martes pasado, 17 de septiembre.

Usted conoce, doctor Mancera, a los bueyes de su corral aunque hayan navegado con bandera de tricolores, pero a manera de referencia me permito transcribir la columna de mi amigo y colega, Jaime Arizmendi que publicó en el periódico digital De Buena Fuente el 2 de julio pasado -http://www.debuenafuente.com/BF4150-20130702- por todo lo que revela sobre este personaje doctorado en malas mañas:

“Fernando espina la democracia sindical… Tal parece que prácticas dinosáuricas de un sindicalismo que se resiste a morir, emanado de las viejas formas de hacer política, pretende eternizar su poder en una ciudad gobernada por el PRD desde hace más de 15 años.

“Es el diputado de la ALDF y dirigente del Sindicato de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo Metro, Fernando Espino Arévalo, quien pese a no ser trabajador de base sino de confianza y sumar casi 30 años al frente del gremio, reniega del sistema de donde ha mamado su posición política y fortuna.

“Y es que al susodicho no le gustó que hasta ahora no se ha podido adueñar de dos mil 400 plazas del STC Metro que quiere sumar a su feudo, lo que para la Ciudad de México sería catastrófico, dado que de lograrlo con la base que tiene actualmente, más las que pretende, llegaría al 93 por ciento de trabajadores sindicalizados y convertiría a su gremio en una empresa paraestatal con recursos públicos del GDF.

“Cuentan sus allegados que Fernandito se enfadó más cuando la dirección general del STC Metro ordenó una encuesta entre los trabajadores, para conocer la calidad de los alimentos que les sirven en el comedor y, en su caso, adjudicar mediante nueva licitación pública, a otro comercio dedicado a la elaboración de comidas.

“Los resultados del sondeo ensombrecieron a Espino Arévalo, ya que los empleados del Metro aprobaron de panzazo el servicio que ofrecen los comedores. La sorpresa fue que la concesión del servicio de comedor que ostenta la empresa Gurtmex SA de CV, tiene en su organigrama el nombre de Fernando Espino González. Adivine usted de quién es hijo el próspero empresario. Acertó: es vástago del dirigente vitalicio del sindicato del Metro.

“Esto explica las amenazas de Fernando padre de dañar ese servicio de transporte, básico para los capitalinos, al pretender suspender durante 24 horas las corridas del Metro. De ese tamaño es la ‘calidad moral y de compromiso’ de un diputado local que debería representar a los ciudadanos y no servirse de ellos. Así es, Fernando Espino Arévalo no sólo mama gratis (la leche), sino que se quiere llevar la vaca…”.

Hasta aquí, jefe Mancera, la ficha casi signalética de mi colega Arizmendi sobre su líder sindical Espino, de quien ya sabemos lo querendón que es con sus hijos todos, no solo con Fernandito. Pero que por ellos hasta manifestaciones frente a Gobernación organice, ¡bueno, ni los de la sec(ción)ta XXII se atreverían…

Comentarios con Facebook