LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Estadio de Mundial de fútbol podría convertirse en cárcel

mundial-brasil-2014-1773118w620

Brasilia, 25 sep (PL) Uno de los estadios sedes del Mundial de Brasil-2014, el Arena Amazonas, de Manaos, podría funcionar provisionalmente como una cárcel, tras la Copa.

Un juez de la norteña ciudad, Sabino Marques, sugirió esta opción para combatir la superpoblación en los recintos penitenciarios de la región.

Marques afirmó que el parque, tras el Mundial, quedará totalmente inactivo, en tanto en la cárcel de Manaos, que tiene capacidad para unas 300 personas, hay por lo menos mil reclusos.

Es una de las opciones que está sobre la mesa y que fue propuesta por las autoridades regionales, dijo el martes un vocero del sistema de prisiones del estado de Amazonas, del que Manaos es capital.

El estadio de Manaos, que costó unos 200 millones de euros, será inaugurado a comienzos de 2014, con capacidad para 44 mil personas, en una ciudad con 2,5 millones de habitantes y que no tiene un equipo siquiera en la Serie D de Brasil.

En este coliseo se efectuarán cuatro juegos del Mundial, que se celebra en 12 ciudades brasileñas entre el 12 de junio y el 13 de julio de 2014.

Hay temores de que el Arena Amazonas pueda terminar convertido en un “elefante blanco” después del Mundial, por ello la necesidad de encontrar alternativas para su uso.

Un miedo similar planeaba sobre el destino de otros estadios del Mundial: Brasilia, Cuiabá (suroccidente) y Natal (nororiente), donde no hay grandes equipos.

Comentarios con Facebook