Españoles soportan nuevo incremento de electricidad

energia solar en españa

Madrid, 1 oct (PL) Los españoles volverán a sufrir a partir de hoy una nueva subida en el recibo de la luz, como consecuencia de una reforma del sector energético aprobada por el gobierno conservador de Mariano Rajoy.

Según los cálculos realizados por el sector, la denominada Tarifa de Último Recurso (TUR), a la cual están acogidos unos 20 millones de hogares de este país europeo, se incrementará cerca del 3,1 por ciento.

La factura de electricidad ya subió 1,2 por ciento en agosto de forma extraordinaria, en el marco de la reforma que llevó al Ejecutivo del derechista Partido Popular a aumentar en ocho por ciento los peajes, con los que se retribuyen las actividades reguladas como transporte, distribución, las primas renovables o los pagos por capacidad.

Con anterioridad, el recibo de este vital servicio se encareció un tres por ciento en enero, bajó 6,6 por ciento en abril y volvió a repuntar en julio del actual ejercicio.

El importe de la tarifa eléctrica -la única que establece el Gobierno- se fija cada tres meses a partir de dos componentes: el precio de la energía y los peajes que determinan las autoridades, a los que suman los impuestos.

La Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) rechazó las nuevas tasas y pidió al Ministerio de Industria frenar las escaladas de precios que se están viviendo en los últimos años en un sector que afecta a los usuarios, independientemente de su nivel de ingresos.

Parece claro que los intereses de la industria siguen siendo lo prioritario para una administración que no vela por los clientes, denunció la CECU.

Además, criticó lo que calificó de falta de transparencia en la formación de los precios (con las subastas como referente) y la casi inexistente competencia del mercado libre, lo cual hace que no resulte ventajoso para el usuario salir de la TUR.

Esta asociación de defensa del consumidor recordó que se producen prácticas comercializadoras agresivas, problemas con las facturaciones o deficientes servicios de atención al cliente.

Este flamante aumento se sumará al encarecimiento del 63 por ciento registrado entre 2003 y 2011, ocho años en los que la factura eléctrica media de los hogares pasó de 360 a 588,50 euros anuales.

De acuerdo con Eurostat (agencia estadística europea), el consumidor español no sólo paga una de las tarifas más caras de la Unión Europea (UE), sino que, además, mantiene una multimillonaria deuda con el conjunto del sector eléctrico.

Entre 2006 y 2011, el precio de la electricidad para los hogares del país ibérico, siempre según Eurostat y excluidos los impuestos, aumentó 69,9 por ciento, mientras en la UE (28 países) creció 19,9 por ciento y en la zona euro (17 naciones) 13,1 por ciento.

España fue en 2011 el tercer país del bloque comunitario con tarifas más caras, al pagar 15,97 céntimos de euro por kilovatio hora de media, apenas superado por Chipre y Malta.

Con la reforma aprobada en julio último, el Gobierno espera acabar de manera definitiva con el denominado déficit tarifario -diferencia entre el coste de producir la electricidad y lo que se paga-, que supera los 26 mil millones de euros, con una subida de cuatro mil millones al año.

Comentarios con Facebook