Vigente ley de Salud en Estados Unidos

obama_4578643

Washington, 1 oct (PL) La ley de Salud u Obamacare entró hoy en vigor pese a los intentos republicanos de dejarla sin fondos, lo que provocó un amplio debate sobre el cierre del Gobierno federal.

En la pasada jornada de lunes, en medio de enfrentamientos entre republicanos y demócratas sobre la parálisis del gobierno, el presidente Barack Obama dijo que la reforma sanitaria aprobada por ambas Cámaras del Congreso y sancionada como constitucional por el Tribunal Supremo, comenzaría a aplicarse.

En especial resaltan los denominados mercados de seguros médicos que posibilitan a todos los estadounidenses inscribirse en más de medio centenar de planes privado antes de que se haga obligatorio disponer de esa protección a partir de enero.

Durante semanas la oposición republicana puso como condición para mantener el funcionamiento del gobierno la postergación por un año el mandato individual de la Ley de Salud Asequible.

Esa iniciativa fue rechazada ayer por un voto en el Senado de 54 demócratas contra 46 republicanos, mientras Obama llamaba a la mayoría republicana de la Cámara de Representantes a cumplir con su trabajo y mantener abierto el gobierno, pese a sus diferencias sobre la Ley.

El Congreso debe mantener abierto al gobierno, necesita pagar sus cuentas a tiempo, y nunca amenazar con incumplir con el crédito de los Estados Unidos, dijo el mandatario.

La aparición de Obama en la Casa Blanca tuvo lugar luego que el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, anunciara que votarían una iniciativa para mantener abierto el gobierno, a condición de postergar un año el mandato individual de la Ley de Salud Asequible.

Sondeos de última hora indican que la mayoría de los estadounidenses culpan en gran medida a los republicanos que al presidente Obama por el cierre del gobierno federal, mientras prosiguen negociaciones.

Este encontronazo sobre la aprobación de fondos para el funcionamiento de las dependencias gubernamentales, es un anticipo de la dura batalla que se avecina sobre el techo de la deuda nacional.

Si el Congreso no se pone de acuerdo para aumentar el tope de la deuda de 16,7 billones de dólares, a partir del 17 de octubre el país pudiera ser declarado en insolvencia financiera e incapacitado de cumplir sus obligaciones.

Comentarios con Facebook