Aseguran que política asiática de EE.UU. crea tensiones con China

U.S. President Barack Obama meets with China's Vice President Xi Jinping in the Oval Office of the White House in Washington

Washington, 2 oct (PL) La política de Estados Unidos para la región Asia-Pacífico es un reciclaje de otras directrices anteriores y provoca tensiones innecesarias con la República Popular China, señala hoy un artículo del diario The New York Times.

Las reiteradas visitas del secretario de Defensa, Charles Hagel, a países asiáticos reflejan los crecientes intereses militares norteamericanos en la zona, añade.

En su tercer viaje a la zona desde que asumió su cargo hace siete meses, esta vez a Surcorea y Japón, Hagel impulsa una agenda militar “que forma parte de la pasión que pone el presidente Barack Obama en sus relaciones con Asia-Pacífico”, asegura el análisis de la periodista Jennifer Steinhauer.

El artículo cita a Ely Ratner, especialista del Centro para una Nueva Seguridad Americana, uno de los “tanques pensantes” estadounidenses, quien considera que el secretario de Estado, John Kerry, gasta la mayor parte de su tiempo y energías en asuntos del Medio Oriente.

Es por eso que Hagel concentra sus esfuerzos esfuerzos en la región asiática, para dar cumplimiento a las directrices de la Casa Blanca.

Este énfasis refuerza las percepciones en la región de que el cambio de prioridades de Washington hacia esa zona tiene principalmente un contenido militar, añade el artículo del Times.

Para el año 2020 el Pentágono prevé desplegar el 60 por ciento de sus buques de guerra en el océano Pacífico y 40 por ciento de ellos en el océano Atlántico, un cambio en la correlación actual, pues ahora mantiene alrededor de la mitad del total de esos medios en cada región.

Obama pronunció un discurso en noviembre de 2011 ante el Parlamento de Australia en el que anunció el llamado pivote asiático (Asia pivot), que cuenta con aspectos económicos, políticos y militares.

Documentos oficiales publicados por el Departamento de Defensa señalan que la seguridad de Washington en el siglo XXI estará muy ligada a la estabilidad y prosperidad de Asia, más que a cualquier otra área.

Comentarios con Facebook