Ciencia y SaludVolver a Ciencia y Salud

Insectos modifican su conducta sexual según condiciones climáticas

Escarabajo Pelotero

Washington, 3 oct (PL) Insectos como los escarabajos, polillas y pulgones tienen una conducta sexual distinta en función de las condiciones climáticas.

Un estudio publicado en la revista especializada Plos One sostiene que estos animales varían su comportamiento reproductivo según las condiciones atmosféricas para reducir el riesgo de resultar heridos durante las tormentas.

Durante la investigación, los expertos compararon el comportamiento, en condiciones estables y con bajas presiones, de tres especies de insectos pertenecientes a órdenes distintos y con un olfatómetro, evaluaron las respuestas de los machos a las feromonas de las hembras.

En previsión de lluvias y fuertes vientos, los machos dedicaron menos esfuerzo al cortejo y el apareamiento se produjo más rápidamente.

Según los científicos, esta conducta se relaciona con la sensación de muerte inminente que perciben los insectos en condiciones ambientales desfavorables para su supervivencia.

Asimismo, el experimento demostró que las hembras disminuyeron la frecuencia con la que emiten sus llamadas para atraer a los machos hacia la cópula.

Los especialistas consideran que el hecho de que las tres especies analizadas modificaran su apareamiento en respuesta a los cambios en la presión del aire sugiere que todos los insectos están adaptados para responder al mal tiempo.

El análisis agrega que las variaciones de conducta pueden afectar también a las especies que se alimentan de ellos y comunidades ecológicas enteras.

Sobre el tema, estudios previos plantean que los animales responden a cambios atmosféricos como la caída en la presión que tiene lugar antes de que ocurra una modificación en el tiempo, por ejemplo, la lluvia.

Además, otras investigaciones sostienen que muchas especies presienten, con suficiente anticipación, la ocurrencia de ciertos eventos que pueden resultar catastróficos para todos los seres vivos.

Sin embargo, aún no se conoce a ciencia cierta el mecanismo fisiológico que les permite prever tales eventos.

Comentarios con Facebook