Parlamento francés inicia debate sobre polémica reforma de retiros

parlamento frances

París, 7 oct (PL) La Asamblea Nacional de Francia comienza hoy los debates sobre una polémica ley de reforma del sistema de retiros, que alarga el tiempo de cotizaciones a los trabajadores para tener derecho a una pensión completa.

El proyecto del gobierno galo propone que todos los nacidos a partir de 1973 deben pagar sus cuotas a la seguridad social durante 43 años, en lugar de los 41,5 en la actualidad.

Si bien el texto no modifica la edad legal de 62 años para acogerse al retiro, en la práctica si una persona desea obtener el ciento por ciento de su pensión, debe extender su vida laboral más allá de ese límite.

Según Jean-Claude Mailly, secretario general de la agrupación sindical Fuerza Obrera (FO), si un egresado universitario en el mejor de los casos obtiene su primer empleo a los 23 años, tiene que esperar hasta los 66 para jubilarse.

La medida va acompañada por un aumento de las contribuciones de los asalariados y los patronos para reducir el déficit del sistema de seguridad social en siete mil millones de euros de aquí al 2020.

Como contraparte, el ejecutivo prevé un mejoramiento en las pensiones destinadas a los trabajos de alto riesgo, que ameriten una jubilación anticipada.

De igual manera, se podrá contar como parte de la vida laboral el tiempo utilizado en capacitación profesional e, incluso, un breve período de desempleo si la persona en paro está debidamente registrada ante las oficinas estatales.

Las organizaciones gremiales consideran, sin embargo, que las ventajas del proyecto son mínimas comparadas con las nuevas cargas para los trabajadores y preparan movilizaciones durante el período de discusión del proyecto.

Mientras, en el órgano legislativo las diversas tendencias políticas están divididas al respecto, lo cual presagia largas jornadas de debate.

La conservadora Unión por un Movimiento Popular exige el aumento formal de la edad legal para el retiro, así como el aumento de las cotizaciones laborales y la reducción de cuotas a los patronos.

Por su parte, la centrista Unión de Demócratas e Independientes, dirigida por Jean-Louis Borloo, acusa al presidente François Hollande de llevar a la práctica el mismo programa impulsado por su predecesor, Nicolás Sarkozy.

Los diputados del Frente de Izquierda anunciaron su intención de votar contra cualquier intento de rebajar las pensiones, aumentar el período de vida laboral o lesionar los derechos de los trabajadores.

El gubernamental Partido Socialista espera contar con el voto de sus aliados de Europa Ecología-Los Verdes, si bien éstos exigen como requisito garantizar la igualdad laboral y salarial entre hombres y mujeres.

La Confederación General del Trabajo, FO y la Federación Sindical Unitaria preparan una manifestación frente al ministerio de Trabajo el jueves, y otra el 15 de octubre ante la Asamblea Nacional, fecha en que está prevista la votación del proyecto.

Comentarios con Facebook