LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Memorias del huracán Micht acaparan atención de foro en Nicaragua

huracán Micht

Managua, 10 oct (PL) Transcurridos 15 años del huracán Micht, el peor de su tipo que asoló a buena parte de Centroamérica, delegados de diversas instituciones evaluarán hoy la gestión de riesgo y atención psicológica en Nicaragua.

El foro, organizado por el Grupo de Profesionales de Apoyo Emocional (PAE) con el apoyo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), sesionará en la Universidad Centroamericana (UCA) con el fin de reflexionar entorno a las lecciones dejadas por ese evento meteorológico.

El encuentro, que concluirá el viernes, versará también acerca de la niñez y adolescencia en condiciones de emergencia, la protección que debe dársele en medio de condiciones adversas, atención gubernamental en refugios, psicología comunitaria y otros.

De acuerdo con lo previsto tomarán parte en los debates representantes de Save the Children, del Plan Internacional, Unicef, Iglesia Luterana, Acción Médica Cristiana, la Coordinadora del Departamento de Psicología de la UCA y profesionales de Centroamérica.

Igual contribuirán a los análisis autoridades del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres; de la Defensa Civil, Cruz Roja, y del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales.

El Grupo PAE, surgido hace 15 años, asumió de forma voluntaria la atención sicológica de los afectados entonces por el deslave del volcán Casitas, en Posoltega, municipio del departamento noroccidental de Chinandega.

El Mitch, el ciclón tropical más poderoso y mortal desde 1780, azotó esta región del 22 de octubre al 5 de noviembre de 1998 con una velocidad máxima de vientos sostenidos de 290 kilómetros por hora.

Según registros oficiales ese huracán dejó en Centroamérica 11 mil muertos y miles de desaparecidos, casi todos por inundaciones y deslaves.

Solo en Nicaragua sumaron dos mil 394 los fallecidos, 400 mil desplazados, 28 mil damnificados, 34 mil 879 viviendas destruidas o afectadas parcialmente y daños en infraestructuras por unos mil 400 millones de dólares.

Aunque Guatemala y El Salvador sufrieron el impacto de ese meteoro, Honduras quedó enlutada por el deceso de cinco mil 657 personas, ocho mil 58 desaparecidos, casi un millón y medio de damnificados y 285 mil sin viviendas.

Comentarios con Facebook