Obama y republicanos intentan solucionar crisis fiscal de EE.UU.

cierre parcial Gobierno EUA

Washington, 10 oct (PL) El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dialogará otra vez con congresistas republicanos para intentar lograr un consenso sobre el financiamiento federal y salir de la crisis que mantiene al Gobierno paralizado desde el pasado día 1.

En la reunión solo participarán 18 legisladores de la formación opositora, incluido el líder de la Cámara de Representantes, John Boehner; el jefe de la Comisión de Presupuesto de ese pleno, Paul Ryan; Steve Southerland y Lynn Jenkin, ambos representantes del ultraconservador Tea Party.

Precisamente, esa fracción es la que más presiona dentro de las filas republicanas para que el Estado tenga menos gastos y elimine los programas de asistencia social.

Según la televisora CNN, en la cita de este jueves la bancada opositora presentará un compromiso para aumentar a corto plazo el techo de la deuda pública, ubicada en 16,7 billones de dólares.

Obama dialogó ayer con la minoría demócrata en la Cámara baja sobre el cierre parcial del Gobierno o shutdown, y sus efectos negativos para la economía estadounidense.

La Casa Blanca dijo en un comunicado que en el encuentro el mandatario agradeció el apoyo de sus correligionarios a la aprobación de un presupuesto temporal sin condiciones para restablecer las operaciones federales.

El Partido Republicano, en especial el Tea Party, insiste en supeditar el aumento de la capacidad de endeudamiento a eliminar los fondos de la ley de salud conocida como Obamacare, centro de la polémica bipartidista que conllevó al paro del Estado.

Como consecuencia del shutdown, la Casa Blanca solo puede costear las operaciones más esenciales, 800 mil empleados federales están bajo licencia sin sueldo y hay menos dinero para los servicios sociales de salud, de seguridad social y alimentación que benefician a millones de niños, embarazadas, ancianos y veteranos de guerra.

Sin embargo, los congresistas continúan recibiendo sus elevados salarios.

Un reciente encuesta de Gallup reveló que los republicanos tienen solo 28 por ciento de apoyo popular, el índice más bajo de su historia y considerado el castigo de los estadounidenses por bloquear los proyectos del Gobierno y provocar el shutdown.

Esa compañía mostró que el 62 por ciento de los entrevistados valora mal a la fuerza opositora y pronosticó un alza en esa cifra si sus legisladores mantienen su postura hostil sobre el tema presupuestario.

El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial siguen atentos la situación en Estados Unidos porque la amenaza de una cesación de pagos podría afectar a los mercados emergentes y sectores más vulnerables, así como poner en peligro la recuperación económica global.

Comentarios con Facebook