Latinoamericanos y caribeños defienden en ONU causas del Sur

bandera ONU

Naciones Unidas, 12 oct (PL) El fin del colonialismo, la materialización de la asistencia oficial al desarrollo, la paz y el respeto al Estado de Derecho estuvieron esta semana entre los reclamos de América Latina y el Caribe en la ONU.

Unas veces a través de la integracionista Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y otras mediante representantes de países, la región intervino en foros de alto nivel y debates de comisiones de la Asamblea General, que cerró su cuarta semana de trabajo del 68 período de sesiones.

A nombre de la Celac, su presidenta pro témpore, Cuba, abogó por el fortalecimiento del Estado de Derecho, a partir de los vínculos de ese principio con los tres pilares fundamentales de las Naciones Unidas: la paz y la seguridad, los derechos humanos y el desarrollo.

En la Sexta Comisión de la Asamblea -que se ocupa de las cuestiones jurídicas- la isla recordó que desde su fundación en 2011, la Comunidad fijó postura a favor del respeto irrestricto al Derecho Internacional, la solución pacífica de controversias, la libre determinación, la integridad territorial y la no injerencia en los asuntos internos.

Además, el bloque de 33 países instó “firmemente a los estados a abstenerse de promulgar e implementar cualquier medida unilateral de carácter económico, financiero o comercial que no esté en consonancia con el Derecho Internacional y la Carta de la ONU”.

La Celac también reiteró su compromiso con el combate al terrorismo y el rechazo a todos los actos de esa naturaleza.

El embajador alterno cubano ante la ONU, Oscar León, intervino a nombre del mecanismo regional en el debate sobre “Medidas para eliminar el terrorismo internacional”, como parte de las actividades de la propia Sexta Comisión.

Por su parte, Venezuela respaldó en la Cuarta Comisión los reclamos de descolonización que se realizan desde Argentina, Puerto Rico y la República Árabe Saharaui.

El representante permanente venezolano ante la ONU, Samuel Moncada, consideró que la colonización es un hecho incompatible con la Carta de las Naciones Unidas y el espíritu que llevó a la fundación del ente mundial.

“El colonialismo viola la ley internacional en pleno siglo XXI y pone en peligro la causa de la paz y de la cooperación mundial”, afirmó el diplomático ante la Comisión Política Especial y de Descolonización.

Argentina reclama la soberanía de las Islas Malvinas, que el Reino Unido ocupa desde 1833; independentistas puertorriqueños demandan la libre autodeterminación frente al dominio que ejerce Estados Unidos y el pueblo saharaui exige a Marruecos la retirada de sus territorios.

En el Sexto Diálogo de Alto Nivel sobre Financiamiento al Desarrollo, Belice solicitó un mayor apoyo internacional a los países del Sur, en particular el cumplimiento del prometido por las naciones ricas.

A nombre de pequeños estados insulares del Caribe, África, Mediterráneo y los océanos Pacífico e Índico, recordó que del 0,7 por ciento de su Producto Interno Bruto acordado por las naciones industrializadas para la asistencia oficial al desarrollo, apenas han honrado un 0,29.

Urgimos a nuestros socios en el desarrollo a cumplir sus compromisos, a partir del suministro en tiempo y de una manera predecible del apoyo financiero y técnico que necesitamos, señaló el representante permanente beliceño, Lois Michele Young.

Para Belice, ese respaldo es clave de cara a retos como la lucha contra la pobreza y el impacto negativo del cambio climático.

Durante la semana, por América Latina y el Caribe también estuvieron los llamados de Argentina en la Asamblea a encontrar una solución política a la crisis siria y el realizado por Cuba para convocar al desarme nuclear.

Comentarios con Facebook