Mundial de tiro con arco: Colombia dio en la diana

Sara López

La Habana (PL).- Flechas tan certeras como las de los legendarios Robin Hood o Guillermo Tell enviaron las colombianas Sara López, Alejandra Usquiano y Aura María Bravo durante la competencia por equipos del arco compuesto, correspondiente al Campeonato Mundial de la disciplina.

La medalla de oro conquistada el pasado fin de semana en la justa del orbe organizada en la ciudad turca de Antalya, marca sin dudas un momento de gracia para estas jóvenes muchachas, que apuntan con fuerza a dianas más exigentes.

Victorias contundentes contra Brasil (con marcador de 166-144), Estados Unidos (191-175) y Gran Bretaña (194-165) dejaron en claro que las suramericanas iban en serio, y Holanda pudo constatarlo en la final, luego del triunfo cafetero 229-215.

Durante la competición las colombianas debieron hacer ajustes ante los fuertes vientos de Turquía, que las privaron de tener una mejor participación en la competencia individual.

Como resultado, decidieron llevar en la lid por equipos un peso adicional en los morrales para buscar un mejor equilibrio, y obtuvieron un excelente resultado, que las colocó a la cabeza del listado universal colectivo con 362.600 puntos, delante de Estados Unidos (335.700) y Surcorea (261.500).

Vale aclarar que la modalidad olímpica es el arco recurvo, no el compuesto, por lo que estas tiradoras probablemente no brillarán en citas bajo los cinco aros, pero igual son para destacar sus puestos como subcampeones en la Copa Mundo de Medellín, y cuartas en la Copa Mundo de Wroclaw.

López, de apenas 18 años, ganó este año la parada de la Copa Mundo en Turquía, en donde Colombia se alzó también con el oro por equipos, y luego en los Juegos Mundiales de Cali se colgó el bronce individual.

Además, la oriunda de Risaralda inscribió su nombre como recordista mundial en dos modalidades: en partida a 15 flechas, sumando 150 puntos de 150 posibles, y en doble ronda 50 metros (72 lanzamientos) con 695 de 720.

Como consecuencia, marcha tercera actualmente en el ranking mundial individual del arco compuesto con 240.100 puntos, solamente por detrás de la estadounidense Erika Jones (306.550) y la alemana Kristina Berger (263.800)

Por su parte, Usquiano, de 20 años, va séptima en el listado del orbe con 193.475 unidades, gracias a primeros puestos individuales en la final de la Copa Mundial en París, la parada de Medellín y el Grand Prix de México, y Bravo (18 años) obtuvo ahora su mayor éxito deportivo.

 

TIBIA RECEPCIÓN

En un país casi totalmente dominado por el fútbol, es bien difícil encontrar titulares de otros deportes, pero la relevancia del triunfo alcanzado en suelo turco lo merecía, más allá del tweet de felicitación del presidente Juan Manuel Santos, poco destacado mediáticamente.

Sin embargo, muy tibia fue la recepción en la prensa local, y la mayoría de los diarios, incluyendo el poderoso y reconocido El tiempo, mostraron silencio total con respecto al tema. Apenas el periódico El colombiano dio destaque a la hazaña de las arqueras, y se hizo eco de un comunicado de la Federación de la disciplina, en el cual expresaba:

Esta medalla mundialista obedece al gran respaldo que la Federación y sus deportistas han encontrado en Coldeportes Nacional, el Comité Olímpico Colombiano y de los institutos descentralizados de las regiones donde la Federación cumple con su trabajo de masificación con este deporte”.

Como muestra de que el silencio no se corresponde con la altura del mérito, varios lectores hicieron llegar al rotativo palabras de elogio hacia las chicas.

Felicitaciones a estas consagradas deportistas. Son muy pocas veces que ganamos un título mundial en competencia de conjunto. La mayoría de nuestros títulos son logros personales de deportistas excepcionales. En mi memoria están los de béisbol, pero eso fue hace mucho tiempo, señaló un aficionado.

Un poco mejor fue el calor de pueblo cuando regresó parte del conjunto (Usquiano y Bravo, porque López siguió hacia un torneo internacional juvenil y de cadetes en China), pero todavía bien lejos de las pasiones futbolísticas, subidas de tono con la eliminatoria en plena efervescencia.

Comentarios con Facebook