Obama insatisfecho con la salida republicana a crisis fiscal de EE.UU

paro parcial EUA

Washington, 12 oct (PL) El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó hoy de poco inteligente el plan republicano para evitar que el país caiga en el temido cese de pagos, aunque se mostró complacido por los esfuerzos de último minuto del partido opositor.

“No sería inteligente, como algunos lo anuncian, postergar por dos meses el techo de la deuda y coquetear con el primer default (cese de pagos) en medio de la temporada comercial de Navidad”, dijo el mandatario demócrata en su habitual alocución sabatina de radio e Internet.

La bancada opositora propuso extender el límite de la deuda pública hasta el 22 de noviembre a cambio de proseguir con las negociaciones del financiamiento federal.

Si el Gobierno no acepta esa iniciativa, el próximo día 17 vencerá el plazo para elevar la capacidad de endeudamiento de Estados Unidos y el país podría declarase incapaz de cumplir sus obligaciones en áreas como las prestaciones sociales, la defensa o el pago de intereses del débito federal, ubicado en 16,7 billones de dólares.

Según Obama, el plan republicano solo haría colapsar la reputación de Washington en los mercados y rebajaría su calificación crediticia.

“Sería el caos en los mercados globales y encarecería los préstamos para todo el mundo. Equivaldría a un nuevo impuesto (…) para cada familia y negocio en Estados Unidos”, indicó, aunque valoró de positivo que la oposición quiera evitar las consecuencias de incumplir con los compromisos del Estado.

Obama y legisladores del Partido Republicano dialogaron durante dos días y acordaron proseguir las pláticas para intentar salir de la crisis fiscal y reabrir el Gobierno, paralizado desde el 1 de octubre por las discrepancias en el Congreso sobre la ley de salud.

En estos momentos la Casa Blanca solo puede costear las operaciones federales más esenciales, por lo cual 800 mil empleados federales están bajo licencia sin sueldo y hay menos dinero para los servicios sociales de salud, seguridad social y alimentación que benefician a millones de niños, embarazadas, ancianos y veteranos de guerra.

Sin embargo, los congresistas continúan recibiendo sus elevados salarios.

Los países del G20 urgieron ayer a Estados Unidos a poner fin a su disputa presupuestaria para que sea capaz de enfrentar las inseguridades financieras de corto plazo.

El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial también siguen atentos a la situación en la nación norteña porque la amenaza de una cesación de pagos podría afectar a los mercados emergentes y sectores más vulnerables, así como poner en peligro la recuperación económica global.

Comentarios con Facebook