EE.UU. reabre más sitios cerrados por crisis fiscal

estatua de la libertad new york eua

Washington, 14 oct (PL) El monumento nacional Monte Rushmore, en Dakota del Sur, reabrirá hoy al público tras estar dos semanas cerrado por la parálisis del gobierno de Estados Unidos, que obligó a miles de trabajadores tomar licencia sin sueldo por falta de fondos.

Un acuerdo alcanzado entre las autoridades de ese territorio con el Estado federal, permitirá mantener hasta el próximo día 23 el funcionamiento de dicho sitio, donde están esculpidos los rostros de los expresidentes estadounidenses George Washington, Thomas Jefferson, Theodore Roosevelt y Abraham Lincoln.

Dakota del Sur se comprometió a pagar los sueldos de los empleados del monumento con fondos de sus arcas y de contribuciones privadas.

Los estados de Nueva York, Arizona y Utah tomaron decisiones similares para reabrir durante el fin de semana la Estatua de la Libertad, el Gran Cañon de Colorado y otros ocho parques nacionales.

Según los gobernadores de todos esos territorios, esos lugares constituyen un importante entrada de ingresos a las economías locales porque atraen a millones de visitantes cada año y ayudan a mantener los negocios, hoteles y restaurantes de cada localidad.

California y Wyoming también buscan alternativas para financiar sus principales atractivos.

Estados Unidos cerró más de 300 sitios públicos el pasado día 1, cuando entró en vigor el cierre parcial del Estado debido a las discrepancias bipartidistas en el Congreso sobre la ley de salud y la deuda pública.

La Casa Blanca solo costea las operaciones federales más esenciales, 800 mil empleados federales están bajo licencia sin sueldo y hay menos dinero para los servicios sociales de salud, de seguridad social y alimentación que benefician a millones de niños, mujeres embarazadas, ancianos y veteranos de guerra.

Tras el fracaso de las pláticas entre el Gobierno y la Cámara de Representantes sobre el tema, los líderes del Senado intentan desde el sábado anterior alcanzar un consenso para solucionar el impasse político y evitar la caída del país en el temido cese de pagos.

Sin embargo, los congresistas continúan recibiendo sus elevados salarios.

De persistir los desacuerdos, el próximo jueves vencerá el plazo para elevar la capacidad de endeudamiento del país y podría declarase incapaz de cumplir sus obligaciones en áreas como las prestaciones sociales, la defensa o el pago de intereses del débito federal, ubicado en casi 17 billones de dólares.

La incertidumbre financiera en Estados Unidos encendió la alarma en la comunidad internacional porque podría afectar a los mercados emergentes, los sectores más vulnerables y la recuperación económica global.

Los ministros de finanzas y jefes de bancos centrales del G20 cerraron el sábado tres días de debates con un llamado urgente a la nación norteña a actuar sin demoras para resolver su estancamiento político.

Comentarios con Facebook