LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Pueblos del Abya Yala en defensa de su propia voz

abyayala

La Habana, (PL) Con un llamado a contrarrestar el embate de los grandes medios de comunicación de masas, más de mil 700 representantes indígenas reunidos en el estado mexicano de Oaxaca defendieron una estrategia de comunicación a partir del discurso propio de los pueblos originarios.

Hasta la localidad de Santa María Tlahuitoltepec llegaron delegados de países como Argentina, Bolivia, Colombia, Uruguay, Ecuador, Guatemala, Chile, El Salvador, Nicaragua, Perú, Canadá, Estados Unidos y México, para participar en la II Cumbre Continental de Comunicación Indígena del Abya Yala (Tierra de sangre vital).

Del 7 al 13 de octubre los asistentes a la reunión compartieron iniciativas y experiencias para fortalecer el empoderamiento estratégico de los procesos comunicativos de los pueblos del Abya Yala, nombre dado por los habitantes precolombinos al continente americano.

El encuentro también fue un espacio para conocer los problemas de los comunicadores indígenas de la región, así como para formular estrategias en las luchas por el territorio y por el reconocimiento de los derechos a la vida y la dignidad de los pueblos originarios.

La agenda de la cita incluyó la construcción del plan de formación integral en comunicación (Escuela Itinerante), la revisión del papel de las mujeres en la comunicación indígena, y la discusión de prácticas y mecanismos de enlace continental para la lucha y el buen vivir de los nativos.

En la Cumbre del Abya Yala hubo debate, asimismo, acerca del papel de las radios indígenas, las acciones dirigidas a promover a través de estas la unidad del continente, y el papel de las comunidades originarias en la defensa de sus territorios y bienes.

Al dar la bienvenida a los participantes, el coordinador de la cumbre en México, Franco Gabriel Hernández, se pronunció por avanzar en la unidad continental de ese movimiento.

De acuerdo con Hernández, para alcanzar esa alianza deben sobreponerse a las diferencias ideológicas y políticas, al tiempo que deben privilegiar la autonomía, “no como una palabra, sino como un hecho que se construye continua y permanentemente por la acción de los hombres, en este caso por la acción de los comunicadores”.

Construyamos con ahínco nuestras expectativas posibles, nada nos ha detenido y nada nos detendrá, expresó en sus palabras de apertura, al considerar que deben primar los principios de unión de los pueblos, los cuales les han permitido vencer diferentes épocas y circunstancias de atropello y exterminio.

En su intervención también reiteró la exigencia de los pueblos indígenas mexicanos de obtener un 17 por ciento del espectro radio eléctrico nacional con el propósito de crear sus propios medios de comunicación.

Por su parte, Vicente Otero, comunicador del Consejo Regional Indígena del departamento colombiano de Cauca, donde se realizó hace tres años la primera cumbre, destacó los trabajos intensos realizados en el continente para garantizar la libertad de palabra de los pueblos indígenas.

Otero realizó un balance del cumplimiento de las responsabilidades de la cumbre anterior, entre las que destacó la influencia política en los gobiernos de los respectivos países a fin de exigir como derecho la generación e implementación de políticas públicas para los pueblos indígenas de América.

También resaltó la incidencia que han tenido ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) a través de los distintos espacios como el Mecanismo de expertos y los Relatores, mediante los cuales lograron declarar 2012 como el Año Internacional de la Comunicación Indígena y consiguieron poner ese tema en la agenda del organismo internacional.

En tanto, José Carlos Morales, miembro del Mecanismo de Expertos de la ONU, retó a los comunicadores a hacer planteamientos sin reparos ante los gobiernos e instituciones encargadas de garantizar el derecho a la comunicación.

Pero, según Morales, esto debe hacerse de manera proactiva y no sólo pidiendo cumplimiento a los Estados, sino mediante el uso de los recursos intelectuales, técnicos y profesionales de los que disponen.

Durante las discusiones en las mesas de trabajo, divididas en seis temas principales y 30 subtemas, sobresalió la importancia de construir un Sistema de Comunicación Indígena con discurso propio.

Para los asistentes a la cita, sólo de esa manera se podrá difundir con mayor precisión los saberes y cosmovisiones, para con ello revalorizar las formas ancestrales de comunicación.

En ese sentido, los delegados consideraron que deben resistir aún más ante los embates de los medios masivos en tanto se construyen y fortalecen los propios, con una mirada acuciosa de los contenidos locales.

Para lograr esto, señalaron, los pueblos indígenas deben abandonar a través de sus medios la postura pasiva de ser solo imagen, y convertirse en creadores y productores, lo cual significa tener una nueva narrativa.

Esta servirá a la vez para fortalecer la identidad y la cultura, aspectos indispensables en toda sociedad y sector, porque así se desencadenan otros procesos, fundamentalmente políticos y sociales, y se proyecta una comunicación propositiva con nuevos paradigmas, una nueva utopía para un buen y mejor vivir, apuntaron.

Igualmente llamaron a fortalecer y empoderar esta utopía indígena como opción del siglo XXI, para debilitar paulatinamente el sistema capitalista, hasta romper y erradicar sus consecuencias.

Al decir de varios participantes en la II Cumbre Continental de Comunicación Indígena del Abya Yala, el capitalismo ha colocado a la naturaleza como un insumo, cuando en realidad se debe tratar con reciprocidad para recuperar el equilibrio, que solo se logra en tanto se respete y utilice razonablemente, siempre basados en la sustentabilidad.

Por eso, en la declaración final de la cumbre, los participantes reclamaron la autonomía territorial de sus comunidades y pidieron el cese inmediato de todo tipo de injerencia económica, militar y política en esas localidades.

El documento expresó que es un compromiso de la comunicación indígena la defensa de la vida y los derechos ancestrales de estos pueblos, como la lucha por su territorio, conformado por el subsuelo, el suelo y el espacio aéreo.

La comunicación debe responder a la necesidad vital de preservar y fortalecer lenguas y culturas, difundiéndolas en los medios para el reforzar las raíces de todos los pueblos originarios del Abya Yala, apuntó el texto.

(*) periodista de la redacción Centro-Caribe de Prensa Latina.

Comentarios con Facebook