Fortalecer los órganos reguladores de energía: Senadores y especialistas

CFE Mexico

Legisladores y expertos destacaron la importancia de que en la reforma energética, los órganos reguladores de energía sean fortalecidos para de esta forma contar con una clara transparencia y una mejor fiscalización.

En el marco de los Foros sobre la Reforma Energética que se llevan a cabo en el Senado, el legislador Gerardo Flores Ramírez del PVEM, subrayó que es un común denominador de los ponentes el señalar la necesidad de fortalecer a los órganos reguladores, por lo que es un tema, enfatizó, que merece atención especial.

El legislador preguntó al ex director de la CFE, Alfredo Elías Ayub, ¿Cuáles son las reglas y las formas de funcionar tanto del organismo regulador, como del operador independiente que se deriven de la iniciativa presidencial.

Asimismo, cuestionó ¿Cuál sería el tiempo de transición para establecer un mercado abierto y competitivo para el servicio eléctrico del país? Así como su opinión de que el Estado conserve la propiedad y control de las líneas de transmisión y distribución a través de la CFE.

Además de lo anterior, interrogó al ex funcionario sobre ¿Cómo debemos de ver hacia adelante y de qué forma la reforma tiene que ver con la soberanía del país, además de ser un tema de Seguridad Nacional, por lo que pidió que se ahondara en esto, toda vez que muchos siguen atados al pasado acerca del concepto de soberanía nacional.

En su momento, el panista Jorge Lavalle resaltó la parte social, principalmente lo vinculado a la producción de alimentos, de ser más competitivos y productivos en caso de contar con petroquímicos y fertilizantes u otros derivados que impactan en el campo y, de esta forma, poder abatir la pobreza alimentaria.

Lavalle Maury preguntó a los exponentes su opinión acerca de lo que debe ser la fiscalización, la transparencia y la rendición de cuentas en la reforma energética.

En tanto que el diputado priista Abel Octavio Salgado Peña solicitó a Maurizio Covarrubias, presidente de la Asociación Nacional de Comercializadores de Fertilizantes, dar su opinión acerca de los beneficios que se podrán tener en la industria que representa la producción de gas natural que se podría dar a raíz de la reforma energética y cuál sería el impacto en la producción de fertilizantes para el campo.

A Alfredo Elías Ayub le preguntó qué medidas de políticas públicas son las más recomendables para una mayor inversión en la CFE y que beneficios traería una mayor apertura del sector eléctrico a la inversión privada.

A Víctor Figueroa le preguntó: ¿Qué políticas públicas deben tenerse para garantizar el acceso al gas LP y cómo se beneficia el país a partir de contar con más productores de gas licuado?

En respuesta a los legisladores, Maurizio Covarrubias Piffer, presidente de la Asociación Nacional de Comercializadores de Fertilizantes (Anacofer), expuso que México sí cuenta con capacidad para generar el 100 por ciento de sus fertilizantes, pero “el reto es enorme”.

Esto, apuntó, porque México importa hoy entre 55 y 60 por ciento de fertilizantes y esto se puede revertir si en el escenario de la reforma energética se integra a los diversos sectores relacionados para ampliar la construcción de plantas de gas.

Para dimensionar el reto, expuso que hace 10 años China compraba a México 20 millones de toneladas de fertilizante, cinco veces lo que se consume en nuestro país.

Ahora, el consumo del país oriental tiene un consumo global de 80 millones de fertilizantes y exportan 30 millones, “estos datos son alentadores de lo que se puede hacer en México, pero para hacerlo se debe tener una base sólida”.

Covarrubias Piffer aclaró que los escenarios a futuro no significan que se puedan bajar los precios de fertilizantes, pues los costos y calidad en México son competitivos a nivel internacional; lo que sí, sostuvo, es que se reactivaría la industria y nuestro país alcanzaría mayor competitividad.

Mientras que Manuel Barquín Álvarez, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, subrayó la importancia del tema de la fiscalización en la reforma e incluso consideró a este asunto como el más relevante para disuadir todas las oposiciones que existen sobre la iniciativa energética.

Subrayó que sobre la fiscalización debería de haber una sola entidad, “imparcial y por encima de los partidos y, desde luego, si va a fiscalizar mayormente al Ejecutivo, éste no debe tener la primacía en el nombramiento y descripción de su titular, además de que debe ser un organismo colegiado.

“Mi impresión, es que hay dos peligros, uno que no haya transparencia -que provoque prolongados litigios como el caso Mex-lub-, y que no exista fiscalización clara.

Asimismo, resaltó la necesidad de que México pase de una transición de consumo de leña, que aún es muy arraigada en el sur del país con graves consecuencias porque provoca tuberculosis, enfisema o cataratas.

Por su parte, Alfredo Elías Ayub, ex director de la CFE, apuntó la necesidad de que dentro de la reforma energética se considere la necesidad de fortalecer los ingresos de los especialistas del sector.

“Los recursos humanos son tema verdaderamente preocupante, los sueldos del sector público comparado con los del sector energético no son competitivos”, por ello es que empresas extranjeras logran llevarse a mexicanos de gran capacidad.

“En el momento que se cuente con una industria petrolera más abierta, trabajadores especializados y directivos serán gente con alto valor de mercado y tenemos que ser prácticos para dar flexibilidad a Pemex y sea posible retener ese talento, pues si se pierde la industria nacional estará en una situación muy difícil”, dijo.

En cuanto a la duda sobre los tiempos de transición, advirtió que el principal foco de cuidado es que no se genere desabasto, como ha pasado en países de Centro América donde ha habido escasez y altos precios al consumidor.

Elías Ayub se pronunció a favor de un sistema de transmisión único, de preferencia a manos del CFE, el cual puede tener una buena operación con el fortalecimiento de la Comisión Reguladora de Energía.

En cuanto a la generación, consideró que si se inicia a la brevedad la construcción de plantas privadas, en cuatro o cinco años estarán listas y en otro tiempo similar sería posible solucionar los posibles problemas que se enfrenten en la transición.

Finalmente, se pronunció por que CFE tenga posibilidad de hacer las plantas que no interesen al sector privado, a fin de seguir los proyectos de largo plazo y así garantizar el abasto en todo el país; en este esquema, los subsidios habrán de ser regulados por la Comisión Reguladora de Energía.

En tanto que Víctor Figueroa Aeyón, de la Asociación de Distribuidores de Gas, subrayó que el apartado común es que el gas LP en un mercado abierto va a permitir a la red nacional de distribuidores atender a más usuarios.

Por lo que hace a los 28 millones de usuarios que están ahorita quemando leña, podrían acceder a gas y, por otra parte, el gaseoducto que corre de la zona de producción de Tabasco a Guadalajara pudiera ser ampliada y mantenida y así contar con mayor capacidad de transporte y distribución.

Indicó que con la reforma se pueden tener otras fuentes de acceso de producción de gas LP con el mismo aceite nacional, pero procesados y no necesariamente que pasarán a propiedad de empresas que lo puedan refinar o procesar.

 

Comentarios con Facebook