Leonarda, la adolescente gitana que estremece a Francia

Leonarda Dibrani la gitana que estremecio Francia

París, 18 oct (PL) La captura y deportación de la estudiante gitana Leonarda Dibrani ha levantado en los últimos días en Francia una tormenta política de impredecibles consecuencias, en pleno arranque de la campaña hacia los comicios municipales de 2014.

El 9 de octubre la adolescente participaba junto a sus condiscípulos del tercer año de secundaria en un paseo escolar en el departamento de Doubs, cuando la policía ordenó detener el autobús para capturarla y pocas horas después fue expulsada junto a su madre y hermanos rumbo a Kosovo.

Si bien el caso pasó desapercibido en los primeros momentos, como suele ocurrir con muchas familias gitanas deportadas por las autoridades galas, varios elementos concurrieron para convertirlo en un escándalo que desató debates, incluso en el seno del gubernamental Partido Socialista (PS).

En primer lugar figura la circunstancia de que el hecho ocurrió en un entorno escolar, delante de un grupo de estudiantes y sus profesores.

Tanto la prefectura de Doubs, un pequeño departamento fronterizo con Suiza, como el alcalde local y aún el ministro del Interior, Manuel Valls, aseguran que se trató de un acto legal, porque había una orden formal para expulsar a esas personas, pero el método utilizado dejó lugar a muchos cuestionamientos.

Emmanuel Maurel, miembro del buró nacional del PS, aseguró que “si todo ocurrió verdaderamente como señalan los primeros testimonios, se rebasaron los límites de lo aceptable”.

Otra figura prominente de esa agrupación, Claude Bartolone, presidente de la Asamblea Nacional, dijo que existe la ley, pero también hay valores cuya transgresión puede hacer perder la esencia a su partido.

Las críticas internas y externas forzaron al primer ministro Jean-Marc-Ayrault a ordenar una investigación, cuyos resultados deben entregarse este viernes.

El jefe de gobierno prometió que si hubo irregularidades en el proceso, la orden de expulsión contra la familia Dibrani puede ser anulada y Leonarda tendría la oportunidad de continuar sus estudios en Francia.

Aún cuando esto ocurra, sin embargo, difícilmente se detendrá la polémica porque otros casos semejantes comenzaron ya a salir a la luz pública.

Organizaciones de estudiantes de secundaria denunciaron que el armenio Khatchik Kachatryan, alumno de un liceo capitalino, fue arrestado el 9 de septiembre y expulsado el 12 de octubre, tras pasar varias semanas en un centro de detención para inmigrantes.

Este jueves entre siete mil y 10 mil jóvenes participaron en una marcha para exigir el cese de la deportación de extranjeros escolarizados y garantizar el derecho a la educación para todos.

La entrada en acción de los estudiantes agrega una preocupación más al gobierno, que cuenta con las tradicionales vacaciones de la segunda quincena de octubre para calmar los ánimos en un sector potencialmente explosivo.

Otro elemento en juego es la cercanía de las elecciones municipales de marzo de 2014, cuando estarán en disputa todos los gobiernos locales, incluidos los de las grandes ciudades, como París, Marsella, Lyon, Lille y Toulouse, entre otras.

Ubicados casi a mitad de quinquenio, estos comicios son considerados un termómetro de la opinión pública hacia el gobierno y un reflejo de lo que podría ocurrir en la disputa por el Palacio del Elíseo en 2017.

El presidente François Hollande tiene en estos momentos el índice de popularidad más bajo para un gobernante durante la llamada Quinta República, iniciada en 1958, y un revés del PS en estas elecciones significaría un duro golpe a sus eventuales intenciones de reelegirse.

Ante estas circunstancias Leonarda, la joven gitana de 15 años, ha logrado, sin proponérselo, estremecer a todo el país y poner en el centro de la polémica a un gobierno cuyas promesas de cambio demoran en hacerse realidad.

Comentarios con Facebook