Fantasma de su espionaje golpea a Estados Unidos

espionaje

Washington, 22 oct (PL) El secretario de Estados John Kerry se reunirá hoy en privado con su homólogo francés, Laurent Fabius, para tratar de aplacar las irritaciones de París por las revelaciones de espionaje estadounidense a instituciones públicas y privadas de ese país europeo.

Según dijo ayer la portavoz oficial del Departamento de Estado, Marie Harf, habrá discusiones con los franceses “como solemos hacer a través de los canales diplomáticos y privados cada vez que se quiere hablar de estos reportes sobre las actividades de inteligencia que han aparecido en la prensa”.

La actividad de las agencias de espionaje estadounidense también pudiera causar más problemas con los aliados europeos, pues Francia llevará el tema a la Cumbre de la Unión Europea en Luxemburgo esta semana.

Los informes revelados por el excontratista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) Edward Snowden, sobre los programa aprobados por la Casa Blanca para vigilar a ciudadanos de Estados Unidos y de unos 35 países, así como a gobiernos extranjeros, se han convirtido en un espinoso asunto para Washington.

El mes pasado, la presidente de Brasil, Dilma Rousseff, canceló una visita a Estados Unidos y un encuentro con el presidente Barack Obama porque las autoridades norteamericanas no supieron como explicar el espionaje a las comunicaciones de esa nación, en particular de la mandataria, algunos miembros de su gabinete y la empresa Petrobras.

Otro problema surgió para Washington cuando la revista alemana Der Spiegel divulgó las acciones de escuchas que espías ejecutaron contra México, sus principales dirigentes y el sector empresarial, durante varios años.

Tanto el expresidente Felipe Calderón como el actual mandatario Enrique Peña Nieto fueron blancos de estas acciones.

Aunque la Casa Blanca trata de justificar estas acciones alegando que “todos los países” espían, al parecer estas acciones tendrán afectación para sus relaciones con aliados europeos y sus vecinos del sur.

Según un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de México “esta práctica es inaceptable, ilegal y contra el derecho mexicano e internacional”.

Comentarios con Facebook