Tema sobre el uso de Drones dominará conversaciones Obama-Sharif

9/11 commemoration

Washington, 23 oct (PL) El presidente estadounidense, Barack Obama, recibirá hoy al primer ministro pakistaní, Nawaz Sharif, en un momento en el que ambos países tratan de pasar página a las tensiones suscitadas por los ataques con drones del Pentágono al territorio surasiático.
Sharif urgió ayer al gobierno de Estados Unidos poner fin a estas incursiones con aviones no tripulados, que han dejado desde 2004 cerca de cuatro mil 700 muertos en aquella nación.
Durante un discurso en el Instituto de Paz, el mandatario pakistaní insistió en que esos ataques constituyen “un gran obstáculo en las relaciones” con su histórico aliado y violan la soberanía nacional.
Además del uso de los drones, los vínculos entre Islamabad y Washington tocaron su nivel más bajo en mayo de 2011, cuando un comando elite  estadounidense ultimó en Pakistán a Osama bin Laden, jefe de la red extremista Al Qaeda.
Nawaz Sharif concluirá hoy su visita iniciada el día 20 a Estados Unidos, la primera con carácter oficial de un primer ministro pakistaní en los últimos cinco años.
Según la Casa Blanca, esta “visita subrayará la importancia y resistencia de las relaciones entre Estados Unidos y Pakistán y ofrecerá una oportunidad para fortalecer la cooperación en asuntos de preocupación mutua”.
Con ese propósito, la administración Obama pidió al Congreso autorización para reanudar la denominada ayuda antiterrorista a Pakistán, la cual asciende a más de 300 millones de dólares anuales, interrumpida entre 2011 y 2012, indicó el domingo una portavoz del Departamento de Estado.
Organizaciones de derechos humanos han solicitado a la Casa Blanca acabar con el secreto que rodea sus mortíferos disparos desde aviones sin tripulación en Pakistán y Yemen, y juzgar a los responsables de esos ataques que consideran ilegales.
La mansión ejecutiva ha desestimado esas acusaciones, a juzgar por las delaraciones de su portavoz oficial, Jay Carney, quien ayer llegó a decir que los taques con drones contra aldeas en Pakistán, así como otras operaciones militares, se apegan a la ley internacional.
Carney sorprendió con sus declaraciones durante una conerencia de prensa al indicar que antes de hacer efectivos los ataques con los drones, se debe estar “casi seguro” de que ningún civil resulte muerto.
Un estudio realizado por las universidades de Stanford y Nueva York en septiembre de 2012 reveló que solo el dos por ciento de las víctimas fatales en embestidas de estos aparatos en Pakistán fueron militares que operaban bajo el control de Al Qaeda.

Comentarios con Facebook