Desafío

RAFA LORET

*Ingobernalidad Cercana
*Paso al Estado Fallido
*La Intimidad a Debate

No puede soslayarse un hecho incontrovertible: los miembros de la cúpula del poder, en cada uno de los Poderes de la Unión, poco hacen para evitar, en el futuro inmediato, la prolongación de la ingobernabilidad por efecto de las rebatiñas sectarias, sobre todo entre legisladores opositores y el Ejecutivo atrapado en una minoría que gana las elecciones por escaso margen y contra la voluntad de la suma de sus contrarios que suman mucho más de la mitad más uno.
De sobra hemos atestiguado que no prosperan iniciativas importantes –así provengan de una derecha calculadora, de un priísmo convenenciero o de un perredismo intolerante-, tendientes a modernizar, siquiera, los usos políticos actuales y no mantener los viejos vicios con los que, por desgracia, volveremos a acercarnos al precipicio en el 2014 cuando tantas adversidades se presagian, desde la inminente crisis económica –la segunda universal desde 2008-, hasta las asechanzas del poderoso vecino del norte que, al parecer, aguarda la descomposición integral de nuestro gobierno para tener pretextos suficientes destinados a intervenir, militarmente, en nuestro país en busca de narcotraficantes y también terroristas tras el montaje contra Siria y la posibilidad de que los extremistas puedan utilizar a México, como también advertimos desde hace una década sin que se tomaran las previsiones necesarias, como plataforma de entrada hacia los Estados Unidos. Todo parece armado como un guión cinematográfico al gusto de los fuertes.
Pero, por desgracia, el daño peor lo han causado las instituciones nacionales, no los mexicanos en su conjunto a quienes ahora se achaca, como pecado compartido, la tolerancia, cuando el propio sistema se ha preocupado por mantener en la ignorancia política al grueso del electorado para manipularlo. No es la ciudadanía culpable de los desaseos comiciales. Fíjense: ante las evidencias de las maniobras para asegurar la continuidad panista en 2006, no pocos reprocharon a Andrés Manuel López Obrador, más allá de su arrogancia e intolerancia, sus protestas y bloqueos sin sopesar que hubiera podido desatar una batalla civil cuyas consecuencias no quiero ni pensar. Como Cuauhtémoc Cárdenas, más burdamente defraudado en 1988, optó por contenerse y evitar el derramamiento de sangre.
(Pese a ello debe anotarse que, en la fase terminal del régimen de Miguel de la Madrid -1982-88-, sin duda alguna ocurrió la mayor matazón de líderes políticos o de opinión en la historia contemporánea, precisamente antes y después de la célebre “caída del sistema” para evitar el flujo de votos a favor de Cárdenas en 1988 y perpetrada por el execrable Manuel Bartlett Díaz, cuyo nombre ya está instalado en el basurero de la historia aunque ahora pretenda salvarse asumiéndose como izquierdista en su etapa más alta de hipocresía. Ancianidad decrépita, la suya, que, sin embargo, no debiera ser pretexto para no fincarle responsabilidades severas como en el caso de Luís Echeverría, arraigado más de dos años en su mansión de San Jerónimo).
El hecho es que, como van las cosas, es de temerse que las distancias aparentes se acorten –más por la intervención de la mercadotecnia española destinada a desviar y contener la voluntad del electorado- y que volvamos al escenario de la crispación sin desfogues posibles. Esto es: a suponer que avanzamos en democracia porque con el 38 por ciento de los sufragios podemos instalar a un presidente en Los Pinos, rechazado por ocho de cada diez mexicanos considerando como repelentes también a los abstencionistas. De esta realidad hubiéramos podido salir de haberse acordado, entre las distintas corrientes partidistas, la segunda vuelta electoral para consolidar la madurez política de nuestro sistema; a trueque de ello cada quien vio para su santo.
Tampoco el presentador de la reforma extraviada, el señor calderón, hizo algo más para hacerla valer acaso para trasladar la responsabilidad a sus adversarios y sacar tajada política diciéndose víctima de los sectarismos obtusos y sin detenerse en los habituales del PAN. Las interpretaciones malsanas y tendenciosas son la rutina de todos los días entre una clase política venal e irresponsable. ¡Y todavía hay quienes pretenden tener autoridad moral para linchar verbalmente, por ejemplo, a Gerardo Fernández Noroña cuando, en el fondo, tienen la misma, patológica intolerancia aunque no la desfoguen igual!
Cuando menos, Fernández Noroña, rijoso y pleitista, incluso provocador y con tintes pandilleriles, ha demostrado tener el temple para llamar “hampón” a Gerardo García Luna –“cada vez que mencione “hache” García Luna, dijo, será hampón García Luna”-, y señalar el alcoholismo de calderón, siguiendo a este columnista tras la publicación de “2012: La Sucesión” y “Nuestro Inframundo”, aunque fuera incómodo para los panistas, por sus evidentes consecuencias en la vida pública del país. ¿No se habrán enterado cómo se dan los debates en otras latitudes en donde, por ejemplo en España, el jefe del gobierno es imprecado en su cara, debiendo responder allí mismo, si puede, sin perder ecuanimidad y soltura?¿Por qué en México cualquier incidente camaral, fuera de las reglas, nos asusta tanto?¿O es la interpretación de quienes quieren sembrar miedo para inhibir a la ciudadanía y manipularla?
En el México de las simulaciones, lo que se observa en la televisión dista mucho de la realidad.
Debate
Existen dos propuestas para asegurar, o tratar cuando menos, la gobernabilidad hacia el futuro luego de varios sexenios de estancamiento. Por cierto, las diferencias severas entre el Ejecutivo y el Legislativo no iniciaron con los regímenes panistas sino desde 1997, en las elecciones intermedias federales, cuando ernesto zedillo –minúsculas también- y sus operadores perdieron la mayoría absoluta en la Cámara baja y comenzaron a fraguar la primera alternancia, traicionando a su partido debajo del agua, para salvar sus propios pellejos… como ha sucedido hasta hoy.
La primera iniciativa trata de lo que ha dado en llamarse cláusula de gobernabilidad para blindar, en las Cámaras, los asuntos de Estado que tiendan a defender y asegurar la soberanía nacional y los asuntos graves para la nación. Imagínense, por ejemplo, en caso de una invasión si los sectores en pugna se revuelven en una estéril lucha verbal sobre la conveniencia o inconveniencia de la amenaza. Y esto que hoy nos parece tan lejano, por desgracia no lo está ante la evidente descomposición general de la nación, en manos de mafias, sí, también las que surgen por las complicidades entre figuras públicas en algunos gobiernos estatales y, sobre todo, en la administración federal en donde se fraguan las mayores intrigas con tal de confundir a la ciudadanía y trocar, como en 2006, y acaso 2012, la voluntad del electorado a costa de sofismas que mucho después se confirman… como en el caso de la intervención de los Fox en 2006 contra una izquierda a punto de alcanzar la segunda alternancia y con éste al viraje drástico, indeseable para los dueños del continente.
Y la segunda, habilitada por un consenso entre un sector del PRI, liderado por el diputado Manlio Fabio Beltrones, y otro del PRD, con Marcelo Ebrard Casaubón a la cabeza, tiende hacia “un gobierno de coalición”, incluyente, en donde el Ejecutivo deba someter a las Cámaras los nombramientos de su propio gabinete para evitar casos tan bochornosos como la obsesiva defensa de personajes turbios como Eduardo Bours Castelo, Juan Molinar Horcasitas, los Moreira y el resistente García Luna, amén de una parvada de mediocres mayores, entre ellos Miguel Ángel Osorio Chong, de Gobernación, y José Antonio Meade, el tercero de los titulares de Hacienda en el sexenio del desorden, la violencia y la simulación y el primer Canciller de Peña –lo es todavía-.
La Anécdota
Con motivo de la salida de “Nuestro Inframundo” –Jus, 2011- volvió a flote el debate sobre hasta donde debe llegar un escritor al develar cuestiones, en apariencia de la vida privada, sobre los personajes públicos. Lo mismo sucede ahora con “Despeñadero” –Fundación Loret de Mola, 2013- en las librerías.
Es obvio que los funcionarios del gobierno, al aceptar sus onerosos cargos –sean ejecutivos, legisladores o ministros o magistrados-, renuncian a parte de su privacidad en obsequio de los valores colectivos. Sería imposible votar por ellos o aceptarlos si desconocemos sus verdaderos perfiles, mismos que sólo se dan en el seno de sus hogares o tras los muros de la intimidad. Sostengo una de mis viejas máximas:
–Los escritores, y los periodistas, no debemos entrometernos en los asuntos privados de los hombres públicos salvo si éstos tienen repercusiones en la sociedad a la que gobiernan.
Pero determinarlo será siempre uno de nuestros grandes desafíos.
– – – – – – – – – – – – – – –
WEB: www.rafael-loretdemola.mx
E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com
PERDER LA GOBERNABILIDAD ES ACERCARNOS AL PANTANOSO ESCENARIO DEL ESTADO FALLIDO, APUESTA DE LOS INVASORES FINANCIEROS O FRONTERIZOS A LA ESPERA DE DEVALUAR MÁS NUESTRO TERRITORIO. ESTA ES LA VERDADERA DISYUNTIVA A LA QUE SE ENFRENTAN PEÑA NIETO Y SUS COLABORADORES; PERO ÉSTOS, EN BUENA MEDIDA, ESTÁN PERDIDOS, OTEANDO POR EL HORIZONTE. DE HECHO, YA ES TIEMPO DE DECIRLO, EL GABINETE NO SIRVE. ASÍ, DE PLANO. Y ES HORA DE APLICAR CORRECTIVOS SI SE QUIERE RESCATAR EL SEXENIO… CON UN AÑO MENOS.

Comentarios con Facebook