Finanzas mexicanas mantienen dependencia de hidrocarburos, afirma BM

Gloria-Grandolini

México, 25 oct (PL) La reforma fiscal de México resulta insuficiente hoy para resolver la dependencia de los ingresos petroleros destinados a financiar el gasto público, consideró Gloria Grandolini, directora del Banco Mundial (BM) para este país y Colombia.

De acuerdo con la alta funcionaria, queda la preocupación de que el cambio hacendario, en esta fase, no parece resolver uno de los problemas más grandes del país, que es la dependencia de los ingresos a partir de los hidrocarburos.

El 8 de septiembre pasado, el presidente Enrique Peña Nieto propuso una reforma que buscaba elevar en 1,4 puntos del producto interno bruto (PIB) los ingresos del Estado, recordó el diario La Jornada en su edición de este viernes.

La estimación bajó a un punto porcentual después de modificaciones realizadas en la Cámara de Diputados, sobre todo relacionadas con el cobro de impuesto al valor agregado en colegiaturas, renta de vivienda y pago de intereses sobre créditos hipotecarios.

Para Grandolini, los cambios en el sistema hacendario y fiscal propuestos por el Gobierno, y las enmiendas realizadas en la Cámara de Diputados, no disminuirán el porcentaje de la recaudación que está directamente ligado al petróleo.

Sin embargo, la directiva del BM consideró que la medida, cuya discusión se lleva a cabo actualmente en el Senado, resulta en términos de dirección una reforma correcta.

Datos oficiales arrojan que una tercera parte de los ingresos fiscales del Estado mexicano se origina en la actividad petrolera.

Tras la firma de un donativo que otorgó el BM al gobierno de Puebla por 650 mil dólares, la especialista expresó que la reforma fiscal tendrá que ser reforzada en el futuro con cambios más profundos.

Pero Grandolini señaló el lado positivo de la iniciativa, al decir que está tratando de hacer más eficiente el sistema impositivo, de manera que sean más claras y eficientes las reglas.

En tanto, el economista en jefe del BM para México, Joost ‿Draisma, manifestó que la explotación del petróleo no dura para siempre y en algún momento tendrán que sustituirse los ingresos generados con el comercio del hidrocarburo por ingresos básicamente tributarios.

Al hacer comparaciones con la situación internacional, el país sale con una recaudación relativamente baja teniendo en cuenta su nivel de desarrollo y, por otro lado, enfrenta presiones de gasto a futuro, particularmente en el área de pensiones, pues la población está envejeciéndose paulatinamente, explicó Draisma.

Cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico muestran que México recauda ingresos públicos tributarios equivalentes a un 12,1 por ciento del PIB, por debajo del promedio de América Latina, que es de 13,6 por ciento, y de la media reconocida por la entidad, que es de un 28 por ciento.

Comentarios con Facebook