Snowden fue espía, no periodista: Jon Lee Anderson

N22-JON-LEE-ANDERSON_0028-HZ2-1024x679

CIUDAD DE MÉXICO, México, (N22).- “Aunque yo he operado dentro del periodismo mainstream, convencional, he dedicado toda una carrera a justamente dar voz no solamente a los marginados, sino a la gente inclusive rebelde”, dijo Jon Lee Anderson durante, la que estaba anunciada como una conferencia magistral y se convirtió en una conversación entre él y sus colegas Javier Solórzano y Guillermo Osorno.

La participación del periodista del New Yorker fue en el seminario El Periodismo de investigación. Investigación en el periodismo. Ahí expresó que se siente con recelo ante la aparición de individuos que por tener documentación, tienen poder y por consecuente, se aprovechan de una coyuntura en donde hay inquietudes por parte del público para abrir un espacio que ostentan que es nuevo, pero que a la misma vez es motivado por una cruzada moral, ética o puede ser ideológica.

“A mí no me consta que Snowden es quién dice que es. A mi juicio es un tipo que fue espía, no es periodista, y ha sido un espía que ha cambiado de bando. Ha escogido un bando propio, apropiándose de documentación que no era la suya”, subrayó.

El autor de libros como La caída de Bagdag y Che Guevara, una vida revolucionaria explicó que ante la aparición de instrumentos como el iPhone, la prensa escrita está condenada a desaparecer, porque el trance que imponen los nuevos aparatos es obvio; “esta es una caja mágica”. Recordó que cualquier persona entra en el subterráneo en New York y nueve ó diez personas están mirando la pantalla. “Es el cliché, el fenómenos de nuestros días.

“Difícilmente competirán los diarios escritos de la forma como han sido presentados hasta ahora, en un mundo de aquí a 20 años, 30 años, inclusive menos. Pero tener un iPhone no te hace periodista”.

El periodismo narrativo: madre de la comunicación

Para Anderson hay un vínculo directo con lo que es el narrativo y las tradiciones orales de las tribus, en donde los viejos chamanes se paraban durante tres días, y contaban la historia oral, los mitos de creación a los demás; a los jóvenes del nuevo día.

“Quizá no estamos intentando ser los chamanes y explicarlo todo, pero estamos intentando, y sobre todo en un continuismo a través de nuestras vidas, contar los aspectos de la vida o el mundo que nos interesa a cada uno, y que nos parece importante compartir”.

Una crónica escrita todavía pasa a todos los demás aspectos de la comunicación o el periodismo, o el arte, que incluyen todas las formas que hemos aprendido a hacer para llegar al público y captar a la gente e influirnos en ellos.

 

 

Comentarios con Facebook