Desafío

RAFA LORET
Por Rafael loret de Mola

*¡Ay, Audaz Josefina!

*Torbellinos Amorales

*El Payasito del PAN

Cuando observé a Josefina Vázquez Mota, recién designada como secretaria de Desarrollo Social –cuya titularidad ostenta ahora la ex dirigente nacional del PRD, la también muy enamoradiza Rosario Robles Berlanga-, comparecer ante el Congreso luego del primer informe foxista bajo el enorme peso de la continuidad, contraria al cambio prometido y traicionado, y con escasos resultados, sentí pena ajena por su fragilidad; parecía a punto de estallar en llanto, con las manos crispadas y entrelazadas, sin que pudiera dejar de moverlas al ritmo de las descalificaciones de los opositores, entonces el PRI y el PRD a la cabeza –más furibundos los primeros porque no curaban sus heridas por la derrota presidencial-, en una actitud más propia de las amas de casa –matrimoniada, luego de nueve años de noviazgo, esto es a la vieja usanza de la sociedad conservadora, con el ingeniero en informática, Sergio Ocampo Muñoz con quien tiene tres hijos-, que de política merecedora de un nombramiento en el gabinete.

Nacida en Puebla –nos reservamos el año-, concretamente en Teziutlán, un 20 de enero de la década de las Olimpíadas, se inclinó por la economía, luego el periodismo –en El Financiero, El Economista y Novedades-, y finalmente, a la sombra de Fox, a la política sin conocerla a fondo y más bien guiada, como otras mujeres de pro, por el cansancio ante la resistencia de un sistema inamovible. No era una madre victimada, digamos como Isabel Miranda de Wallace –quien, por cierto, también dio un enorme traspiés personal al sumarse al PAN y volver partidista su legítima lucha de vindicación con muy pobres resultados comiciales-, ni protagonista de alguno de las tantas organizaciones femeninas que lucran con la igualdad de géneros pretendiendo, entre líneas, colocarse encima de los varones, por ejemplo en el tema de los divorcios en donde es casi imposible para los hombres ganar la custodia de sus hijos aun cuando presenten infinidad de pruebas por el lugar común de la necesidad de que la madre permanezca aun con síntomas de inequívoca sociopatía. Sencillamente, era una mujer deseosa de participar en el gobierno con el ánimo de servir, y bien, dentro de la proclama del cambio en la que creyeron millones de mexicanos.

No lo hizo mal en esta tarea aun cuando no debió confrontar emergencias naturales de la dimensión de las de este año cruento. Luego surgiría como secretaria de Educación, tras “coordinar” loa vergonzosa llegada de calderón –minúsculas- a la Presidencia tras una campaña impregnada de demagogia y frustrante mediocridad, para enfrentar, con valor eso sí, al cacicazgo magisterial encabezado por Elba Esther Gordillo Morales quien presumía de tener más peso –político- en la oficina central de Los Pinos o en el búnker de esta residencia, armada ex professo por el intocable Genaro García Luna. Aguantó dos años y medio para optar por integrarse a la Cámara de Diputados, bien protegida, en donde, en apariencia, se quitó su timidez original aun cuando ello le significó, sin remedio, una separación, muy evidente, con el mandatario de la ilegitimidad electoral, calderón. Esto es, el jefe del gobierno optó por la fuerza de la Gordillo y no por las argumentaciones de Josefina quien, llegada la hora, me habló de que lo peor de su carrera había sido toparse con la mezquindad “incluso dentro de mi propio partido”. No le quito una coma a sus doloridas palabras, explicables además, porque la derecha suele pagar muy mal a quienes utiliza y desecha. No fue el caso de ella quien supo levantarse hasta aparecer como precandidata del PAN a la Presidencia y desafiar, abiertamente, al “delfín” de calderón: Ernesto Cordero Arroyo, presidente del Senado desde agosto pasado

No había ni sombra de duda en su quehacer, como antaño, ni inseguridades manifiestas. Era otra. Cuando, al fin, obtuvo la candidatura presidencial creyó estar en situación estructural preferente hasta que le llovieron las encuestas en contra. (Debo confesar que, ante la “amplia” oferta de panistas deseosos de ser abanderados de su partido en la defensa y conservación de la Primera Magistratura, señalé denodadamente que sería inteligente y justo ver a Josefina en las boletas como al final fue; estaba seguro de que una mujer, con sus virtudes y aún con sus limitaciones, adecentaría los debates, como sucedió aunque con ello posibilitara la crecida inusitada de Andrés Manuel, el gran icono insondable de la izquierda. Pese a ello, me pareció correcta la decisión panista aunque jamás he votado, ni lo haré, por esta opción porque se me aparecen las barbas de Maximiliano, el enajenado barbado de Miramar –masón, por cierto, aunque Juárez estimó que había perdido su esencia cuando se convirtió en invasor y no le perdonó la vida pese a fantasiosas versiones en otro sentido, esto es que lo mandó a El Salvador en donde surgió un tal Justo Armas, parecido al Habsburgo- cada que observo el seño partidista).

Fue, entonces, cuando comenzó su verdadero sacrificio. En “Despeñadero” –Fundación Loret de Mola, 2013-, cuento como el señor calderón, muy generoso, le envió para ser su “coordinador emergente”, al catalán, si bien nacionalizado mexicano por decisión discrecional de aquel mandatario anti-demócrata –surgió de un evidente, descarado fraude electoral y así quedará asentado en la historia como la usurpación salinista en 1988-, Antonio Solá Recquer, quien en su página WEB presume de estar al frente del despacho Ostos&Solá que se dedica a “hacer presidentes” con una larga lista que inicia el actual jefe del gobierno español, el deplorable Mariano Rajoy Brey, a quien se le desbarata su partido, el Popular, entre las manos en la crispada Iberia de nuestro tiempo. Por supuesto, al darle el inmerecido honor de ser mexicano, por sus pistolas, calderón le blindó para que a nadie se le ocurriera –mucho menos a los legisladores tuertos quienes jamás midieron el alcance del experto en marketing político-, declararlo, como debió hacerse tras sus truculencias de 2006, persona non grata.

En la misma fuente, “Despeñadero”, asentamos que Solá hizo muy bien sus funciones al lado de Josefina y la cambio, a ella sí, radicalmente. En pocas palabras, y no quiero entrar en detalle para que los busquen en el libro citado, la sedujo con el evidente alejamiento de su marido quien, desde luego, no soportó las presiones de Los Pinos y optó por permanecer en casa. Recuerden que en la segunda etapa de la campaña presidencial de Vázquez Mota, el ingeniero Ocampo Muñoz ni se apareció. Toda la escena era para Solá quien, por cierto, tuvo una excelente participación en Coahuila: no hizo ganar al senador Guillermo Anaya Llamas, compadre de “jelipe” –así le llama su consorte Margarita Zavala Gómez del Campo en fase de incorporarse como opción de futuro a la dirigencia de su adorado PAN, siempre gregario y con gran inclinación al nepotismo y las estirpes-, pero logró algo mucho más interesante, la exhibición y descabezamiento de Humberto Moreira Valdés, quien endeudó sin justificación a su entidad –veintiocho mil millones de esos, nada menos-, como lo hicieron otros mandatarios para favorecer la campaña de Peña Nieto antes de que llovieran los vales de Soriana y los bonos de Monex.

Pasados aquellos comicios, los de Coahuila, el 3 de julio de 2011, Rubén, el hermano mayor de Humberto, por quien habían pasado parte de esos fondos amorales, no paró la persecución sino se agudizó con la consiguiente caída de Humberto como dirigente nacional priísta y el posterior asesinato de su hijo mayor, José Eduardo Moreira Rodríguez, el 2 de octubre de 2012, como punto final que, por ahora, mantiene a Moreira, el primero, en Barcelona para ir y venir, desde allí, hacia los tribunales de La Haya en donde mantiene querellas, muy firmes, contra calderón y cuantos, según él, urdieron las trampas.

Por desgracia, en cuanto a la deuda de la entidad saqueada no hay forma de exonerarlo; fue la punta de lanza que destruyó la cadena armada, en principio, para sacar adelante a Peña: Moreira haría el trabajo verbal sucio al tiempo de que el “futuro presidente”, quien llegó a Los Pinos de cualquier manera pero con muy estrecho margen y no con la contundencia esperada, sólo hablaría en tono conciliatorio, con lenguaje ya de mandatario en cierne para ganar confianza en los mercados interno y externo de inversionistas ávidos de comprar barato en una nación abaratada por la pésima publicidad acerca de la violencia imparable. ¡Hasta España, en donde las riñas callejeras aumentan de tono cada día lo mismo que la repulsa hacia los Borbones zánganos, ha advertido a los viajeros de su país sobre los riesgos de visitar México! Pero, eso sí, ni uno solo de los consorcios hispanos, con amplios réditos aquí, ha levantado anclas para irse por donde vinieron.

Esta es la historia detrás de las cámaras de quien aspira a ser presidenta del PAN nacional. No sabemos si Solá, tan bien avituallado en Madrid en si oficina sita en la calle de Conde de Peñalver, opte por integrarse a su planilla o siga siendo el espectro a quien nadie ve pese a que pasa delante de las narices de toda la clase política de un México subvencionado y sumiso.

Debate

Pese a la devastación nadie pierde el tipo. No, la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, ex presidenta del PRD seducida por el argentino Carlos Ahumada Kurt, “con todo el corazón” –como tituló Rosario a su precipitada biografía en la que no confiesa nada ni existe el menor rastro de autocrítica-, ni el titular de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, a quien el presidente Peña ya ni saluda en clara demostración de desdén a su “trabajo” zigzagueante, ni, mucho menos, el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano –antes llamada de la Reforma Agraria, por donde pasó su nefasto coterráneo, cervera pacheco, en minúsculas, por supuesto-, Jorge Carlos Ramírez Marín, quienes manejan cifras desastrosas y ofrecen…reconstruir en lugar de asegurar, con nueva infraestructura y otras ubicaciones, la repetición constante de los dramas que causan los meteoros recurrentes.

Estiman, entre otros datos, que sólo en Oaxaca y Guerrero, treinta y tres mil viviendas resultaron seriamente afectadas; además, casi doscientas mil hectáreas de cultivo resultaron siniestradas por la conjunción del huracán “Ingrid” y la tormenta tropical “Manuel” –esto es, sin cuantificar el legado de “Raymundo”-, además de setecientas cincuenta y nueve escuelas, ciento veinte puentes y tres mil kilómetros de carreteras dañadas. Una catástrofe con signos de admiración que, sin embargo, no serán suficiente motivo para analizar hasta que punto los gases con efecto invernadero, de los cuales la cuarta parte son generados por el vecino del norte, causan el cambio climático y desvían los meteoros para que no lleguen más al norte. ¿Y de esto el gobierno de México nada tiene que decir al de los Estados Unidos? La negligencia hoy, se volverá costumbre mañana.

– – – – – – – – – – – – – – – – –

Y el payaso de la función está en la pista. Es calderón, quien parece bastante más activo que cuando desempeñó, ilegítimamente, la Primera Magistratura contra una evidente mayoría que jamás le eligió. (Lo mismo puede decirse, por cierto, de Peña Nieto… aunque se le “olvide”).

El ex mandatario, a quien jamás llamé presidente, se dio el lujo de llamar a su Canciller, José Antonio Meade Kuribreña, panista quien fungiera como secretario de Energía y ¡de Hacienda! durante su gestión, para “ordenarle” reclamar a los Estados Unidos y su gobierno por cuanto al espionaje del que fue objeto el pobre felipe durante el nefasto periodo final de su sexenio, en plena guerra entre las mafias. Le ganó la jugada a Peña y se situó bajo las candilejas sin el menor pudor, precisamente cuando se siente intocable por sus fueros académicos en Harvard, pertrecho de ex mandatarios exhibidos, como un “zoo” diríamos repleto de basura política.

¿Hasta este punto son de grandes las facturas a pagar por Peña al ex presidente, no presidente aclaro,  más deleznable de cuantos han surcado por Los Pinos en los últimos lustros, desde el régimen delamadridiano para más señas? Es la respuesta que esperamos muchos mexicanos quienes nos negamos a que nos jueguen el dedo en la boca.

– – – – – – –  – – – – – – – – –

WEB: www.rafael-loretdemola.mx

E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com

EN LA REFORMA ELECTORAL EN CIERNE NO SE TOMAN EN CUENTA ALGUNOS DE LOS PUNTOS PRIMORDIALES, ENTRE ÉSTOS, LA POSIBILIDAD DE ESTABLECER CANDADOS PARA QUE NINGÚN PARTIDO O CANDIDATO “COMPREN” LA PRESIDENCIA, O CUALQUIER OTRO CARGO DE ELECCIÓN POPULAR, SEA CON DERRAMAS MILLONARIAS DE DINERO Y PREBENDAS “SOCIALES”, O CON EL APOYO SOTERRADO DE QUIENES, DESDE EL PODER, PUEDAN INFLUENCIAR DE MANERA DETERMINANTE EN LOS PROCESOS COMICIALES. 2006, 2012. POR ELLO, CLARO, EL INSTITUTO FEDERAL ELECTORAL (IFE) CUMPLIÓ YA SU CICLO Y LO HIZO BASTANTE MAL. ES NECESARIO REFORMAR A ESTA INSTITUCIÓN: NO IMPORTA EL NOMBRE PERO SÍ LA ESTRUCTURA, PARA POSIBILITAR UNA VERDADERA AUTONOMÍA E IMPARCIALIDAD… COMO LAS QUE NO SE HAN DADO, HASTA AHORA.

Comentarios con Facebook