LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Bloqueo de EE.UU. contra Cuba, 188 razones para levantarlo

ciudad La Habana, Cuba
Por Waldo Mendiluza

Naciones Unidas (PL) La comunidad internacional mostró a Estados Unidos 188 razones para el cese del bloqueo económico, comercial y financiero a Cuba, cuando esa cantidad de países demandó ante la Asamblea General de la ONU el fin de un cerco aplicado durante más de medio siglo.

Por vigesimosegundo año consecutivo, el máximo órgano de las Naciones Unidas -en el que están representados sus 193 miembros- aprobó el 29 de octubre una resolución para el levantamiento de la unilateral medida, que han mantenido 10 presidentes norteamericanos, tanto republicanos como demócratas.

Solo Israel acompañó a Washington en el rechazo al documento, sobre el cual se abstuvieron Micronesia, Islas Marshall y Palau.

Organizaciones internacionales, regionales y subregionales, y países a título nacional, solicitaron en la Asamblea el fin del bloqueo, que recibió calificativos de genocidio, inhumano, obstáculo al desarrollo, anacrónico, ilegal y violación del Derecho Internacional y la Carta de la ONU.

El Movimiento de Países No Alineados, el Grupo de los 77, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, el Grupo Africano, la Caricom, el Mercosur, la Unión Europea y la Organización de Cooperación Islámica fijaron postura contra el cerco.

También lo hicieron en la plenaria, Angola, Argelia, Argentina, Belarús, Brasil, Ecuador, China, India, Indonesia, México, Nicaragua, Rusia, Sudáfrica, Venezuela y Vietnam, entre otros estados.

Por su parte, agencias especializadas de las Naciones Unidas manifestaron sus preocupaciones y el impacto del cerco en sus sectores de atención (salud, alimentación, transporte, turismo, desarrollo…), en un reporte elaborado por el secretario general del ente mundial, Ban Ki-moon.

En declaraciones a Prensa Latina, el representante permanente de Venezuela aquí, Samuel Moncada, llamó la atención sobre lo que a su juicio explica en buena medida la condena casi unánime a las sanciones de Washington contra la isla.

Se trata de una conducta imperial, que viola el principio reconocido por todos de la igualdad soberana entre los países, denunció.

Moncada recordó que el bloqueo “No es una medida dictada a partir de un tratado internacional, o del consenso entre países, es una política unilateral de una potencia que se cree con el poder y la fuerza para castigar a otros”.

Asimismo, la embajadora de Nicaragua en ONU, María Rubiales, destacó la solidaridad de la isla y su ejemplo de autodeterminación.

Donde Estados Unidos envía militares, Cuba manda ejércitos de médicos y educadores, eso no puede pasarse por alto, como tampoco el ejemplo que representa para el mundo, lo que los norteamericanos no perdonan, comentó a Prensa Latina.

 

LA RESOLUCIÒN

 

Al igual que los textos aprobados desde 1992, la nueva resolución reitera el llamado de la Asamblea General a que no se promulguen o apliquen leyes y medidas contrarias a la Carta de la ONU y el Derecho Internacional.

En ese sentido, reafirma la importancia del respeto a la igualdad soberana de los estados, la no intervención ni interferencia en sus asuntos internos y la libertad de navegación y comercio, principios violados por el bloqueo estadounidense.

Además, rechaza por sus efectos extraterritoriales la llamada Ley Helms Burton, dictada por el Congreso estadounidense en marzo de 1996 para endurecer las sanciones contra Cuba.

A través del texto, la Asamblea en su 68 período de sesiones también toma nota de las declaraciones y resoluciones de distintos foros intergubernamentales, órganos y gobiernos que expresan la condena internacional y de la opinión pública a medidas como el cerco de Washington.

Finalmente, solicita al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que prepare un informe sobre el cumplimiento de la resolución para ser presentado al 69 período de sesiones del máximo órgano el año próximo, y mantiene el tema en el programa de trabajo de la Asamblea.

 

CUBA DENUNCIO RECRUDECIMIENTO

 

Ante la plenaria de 193 naciones, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, denunció el recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos en la actual administración del presidente Barack Obama, sobre todo en el ámbito financiero.

Según expuso, desde enero de 2009 hasta el mes pasado, se han impuesto multas a 30 entidades norteamericanas y extranjeras, cuyos montos totalizan más de dos mil 446 millones de dólares por nexos con Cuba y otras naciones.

Washington emplea para la persecución y vigilancia de las transacciones financieras y de los vínculos económicos de la isla el “enorme poderío tecnológico de su sistema masivo de espionaje, recientemente denunciado”, advirtió.

El titular de Relaciones Exteriores puso al desnudo el impacto humano de las sanciones, las cuales calificó de genocidio, en virtud del artículo II de la Convención de Ginebra de 1948 para la Prevención y la Sanción de ese delito.

En particular, presentó casos de afectaciones en el tratamiento a niños con problemas pulmonares, cardiovasculares e inmunológicos.

Menores cubanos no pueden ser tratados con el dispositivo Amplatzer para curar la comunicación interauricular o cerrar el cortocircuito vascular en el conducto arterioso, ni con los dispositivos utilizados en el cateterismo intervencionista, o recibir medicamentos de mejor calidad para tratar la insuficiencia cardiaca, ilustró.

Para el diplomático, mientras que el daño económico estimado por más de 50 años de asedio supera el billón de dólares, el humano resulta incalculable.

Sin embargo, Rodríguez señaló que Cuba está dispuesta a avanzar hacia la normalización de las relaciones bilaterales con Estados Unidos, a partir de un diálogo serio, constructivo y entre iguales, que respete su independencia.

Es cierto que entre ambos gobiernos existen grandes diferencias -dijo- pero el único camino productivo es encontrar una manera civilizada de relacionarnos como vecinos, bajo el respeto a la soberanía y la autodeterminación.

“Por tanto, habría que hacer prevalecer el diálogo, la negociación e, incluso, la cooperación en lo que sea posible y conveniente, en beneficio de ambos pueblos y de las relaciones hemisféricas”, afirmó.

 

EE.UU. AISLADO EN DEFENSA DEL BLOQUEO

 

En la Asamblea General, solo se escuchó una voz para justificar el bloqueo de Estados Unidos, la de Ronald Godard, asesor principal del área para Asuntos del Hemisferio Occidental.

El diplomático mencionó un supuesto interés norteamericano de “apoyar a los cubanos en sus aspiraciones de futuro” y atribuyó las denuncias al cerco a la intención de la isla “de ocultar detrás del mismo sus fracasos”.

Godard también esgrimió “las violaciones de los derechos humanos en Cuba”, argumentos todos rebatidos por el canciller Bruno Rodríguez.

Mediante el uso de su derecho a réplica, el ministro cubano de Relaciones Exteriores calificó de mentiras los criterios expuestos por el representante de Washington.

Miente el señor Godard cuando dice que Estados Unidos promueve los derechos humanos en la isla, porque es el bloqueo una violación masiva, flagrante y sistemática de esos derechos y un acto que califica de genocidio, subrayó.

El diplomático advirtió que el gobierno norteamericano carece de autoridad moral para abordar la cuestión de los derechos humanos, a partir de sus guerras con saldo de millones de civiles muertos, asesinatos con drones, cárceles secretas, detenciones arbitrarias y torturas a prisioneros.

Además, manifestó que el apoyo citado por Godard en realidad se refiere a recursos destinados por Washington a la desestabilización, la subversión y la política del cambio de régimen en Cuba.

Rodríguez instó a Estados Unidos a dejar el doble rasero y la mentira, y demandó el levantamiento del bloqueo, una medida que en la votación del 29 de octubre demostró una vez más su aislamiento internacional.

Comentarios con Facebook