Manifestaciones en Rusia concluyen con decenas de detenidos

marchas-ruisa

Moscú, 4 nov (PL) Las decenas de concentraciones populares y las marchas de nacionalistas realizadas hoy en diversas ciudades rusas con motivo del Día de la unidad y conciliación concluyeron con la detención de más de un centenar de personas.

Esa celebración establecida por decreto a inicios del milenio y que polariza a la sociedad rusa, fue conmemorada en el barrio de Liublino, en Moscú, con la Marcha Rusa por unos ocho mil nacionalistas, quienes llevaban banderas imperiales tricolor (negro, amarillo y blanco).

Aunque en general el desfile se desarrolló pacíficamente, unos 30 manifestantes resultaron detenidos por llevar máscaras, gritar consignas nazis, usar simbología ilegal e incurrir en infracciones menores del orden público, según la Dirección General de Interior de la capital.

Otras ciudades rusas fueron escenario de actos similares protagonizados por conglomerados de distintas tendencias e ideología, que -según la fuente- transcurrieron sin incidentes graves, aunque si hubo detenciones.

La Policía reportó que en San Petersburgo fueron arrestados cerca de 60 individuos por intentar realizar protestas no aprobadas y por reaccionar de manera agresiva frente a los requerimientos de los agentes del orden.

Desde Volgogrado, en el centro sur de la Federación, se reportó la detención de unos 50 jóvenes, quienes pretendían realizar una manifestación no autorizada.

Unido a la celebración de la fecha histórica, asumida por una parte de la población rusa, alegórica a la defensa de Moscú contra invasores polacos y lituanos en 1612, se efectuaron este lunes protestas de los llamados sectores inconformes con políticas oficiales.

Plazas céntricas de la capital, cerca del Kremlin, como Pushkinskaya y Revolución, fueron escenarios de concentraciones de cientos de personas, a pesar de las inclemencias del tiempo, con frío y lluvia.

Temprano en la mañana, el presidente Vladimir Putin y representantes de todos los poderes del Estado colocaron una ofrenda floral ante el monumento de Kuzme Minin y Dmitri Pozhar, símbolos de la resistencia popular a la ocupación extranjera.

De acuerdo con un reciente sondeo, dos tercios de rusos interrogados tuvieron dificultad en relacionar el festivo del 4 de noviembre con el Día de la Unidad y la conciliación nacional, instituido en 2005 por Putin.

Solo 31 de cada 100 entrevistados respondieron afirmativamente, consigna una encuesta del Fondo de Opinión Social.

En contraste, el 50 por ciento de los interrogados calificaron de incorrecta la eliminación del 7 de noviembre, aniversario de la Revolución de Octubre, como fecha de celebración nacional, la cual se rememora cada año por el Partido Comunista de la Federación y sectores defensores de la memoria histórica.

Más del 40 por ciento consideró ese acontecimiento mucho más importante que la liberación de Moscú de los invasores polacos y lituanos en el siglo XVII.

Comentarios con Facebook