Es necesario erradicar trabajo infantil agrícola, afirman FAO y OIT

niños migrantes

Ginebra, 7 nov (PL) El sector agrícola concentra el 48 por ciento de los menores que laboran en América Latina y el Caribe, reveló hoy un informe elaborado por la OIT y la FAO sobre la necesidad de erradicar el trabajo infantil.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) afirman en el documento que es clave acabar con ese mal social para romper el ciclo de pobreza que afecta a región.

“En América Latina y el Caribe 12,5 millones de niños trabajan. El sector agrícola agrupa a la mayor cantidad de niños en trabajo infantil en la región”, señala el documento.

De acuerdo con el estudio de la FAO y la OIT, la mayoría de los infantes que trabajan habita en zonas rurales y no recibe remuneración por sus faenas.

Indican, además, que la agricultura es uno de los sectores más riesgosos para la salud de los menores de edad, pues cerca de la mitad de los accidentes mortales se producen en esa actividad.

El texto agrega que “la única solución real para evitar que los niños trabajen es avanzar en la erradicación de la pobreza, la inseguridad alimentaria y la exclusión social”.

El representante regional de la FAO, el argentino Raúl Benítez, significó que existen medidas legales, de educación y sensibilización de los gobiernos para garantizar que los niños permanezcan en las escuelas y no se expongan a los riesgos del trabajo.

Para la directora regional de la OIT para América Latina y el Caribe, Elizabeth Tinoco, la persistencia del trabajo infantil agrícola revela pocos avances en el medio rural, por lo que urgen estrategias especiales para tratar esa situación, incluido generar trabajos decentes para los padres.

La OIT y la FAO indicaron que la región andina concentra el 61,5 por ciento de niños que laboran en el campo, seguida de Mesoamérica (42,7) y el Cono Sur (38,4).

Mientras, sitúan a los cultivos de café, cacao, azúcar, soya, frutas y hortalizas entre los más atendidos por los pequeños y adlolescentes.

La pobreza, falta de oportunidades y acceso a la educación y la necesidad de generar recursos para el mantenimiento de las familias son algunas de las causas de ese mal, analizado por ambos organismos de la ONU.

En tal sentido, convocaron a los gobiernos de la región a impulsar la erradicación del trabajo infantil, para sacar a los niños del mercado laboral y avanzar en la disminución de la pobreza, uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Al respecto, señalaron ejemplos positivos como los de la agroindustria azucarera de El Salvador y la floricultura en Ecuador, países que limitaron las jornadas laborales de los niños en esas actividades y mejoraron los servicios de educación.

Comentarios con Facebook