“La Inquisición Mexicana”

la foto
Por Roberto Marroquin

Otra vez López Obrador y el PRD vuelven a sacarse sus trapos al sol ¿Cuál fue el pecado de AMLO? ¿Hacerle ver al PRD que han empeñado sus principios? Por qué es claro que lo han hecho, la reforma fiscal golpeara a la clase media y baja.

¿Por qué no buscan ingresos donde los deben? Por ejemplo, ¿Por qué no se cobran los 2,991 millones de pesos que el SAT condono a Televisa? ¿Por qué no se subastan los bienes de Elba Esther?

¿O porque no se inmovilizan los bienes a los inexplicablemente ricos líderes sindicales Napoleón Gómez Urrutia, Francisco Hernández Juárez, Carlos Romero Deschamps o de Gamboa Pascoe?

Es claro que Peña se hace de la vista gorda cuando de sus aliados se trata, porque debemos recordar que si Urrutia dice a los mineros que no trabajen, no trabajan, y cuantos millones de pesos se reportarían de perdida.

La estrategia es simple, explotar a la clase trabajadora y media, llenarla de impuestos y cobros mientras los más ricos, patrocinadores de la campaña presidencial priista,  sigue con el trato preferencial que el estado les da.

La inquisición regreso a México, los excesos de Calderón con su guerra fracasada contra el narcotráfico le pasa factura a Peña y necesita que alguien cargue con el peso de mantener el erario público a flote.

Y lo demuestran los argumentos, justifican el aumento al impuesto a bebidas y alimentos azucarados para “bajar la obesidad” cuando sabemos que de una manera u otra, la industria de estos alimentos trasladara el costo del impuesto a los consumidores, quienes seguirán comprando aun cuando el costo se eleve, gracias al consumismo que floreció en los gobierno de Acción Nacional.

Lo absurdo de esto es que a pesar de lo que el gobierno recaude con esta reforma, cuatro billones 467,225 millones de pesos, ¿Qué nos asegura que será ocupado para las obras sociales como dijo Peña? ¿Qué nos que la corrupción que reina en el sistema público no lo dilapidara?

Si queremos ver un cambio en cómo se maneje este dinero, debemos exigir una nueva clase de funcionares públicos, ¿o es que les gustaría que estos cuatro mil millones de pesos los manejen más Andrés Granier, Humberto Moreira, Luis Reynoso o Mario Villanueva Madrid?

Comentarios con Facebook