Nuevo revés a economía francesa por degradación de deuda

standar-and-pors

París, 8 nov (PL) La agencia estadounidense de notación Standard and Poorâ€Ös rebajó hoy en un nivel la calificación de la deuda pública de Francia, debido al elevado índice de desempleo y las pocas perspectivas de crecimiento a mediano plazo.

Hasta ahora los compromisos financieros galos estaban catalogados como “doble A positiva”, pero la compañía estadounidense decidió dejarlos en una “doble A simple”.

En el segundo trimestre de 2013 la deuda francesa creció en más de 41 mil millones de euros y representaba el 93,5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Un comunicado de la firma estima que las reformas impulsadas en el mercado laboral, la fiscalidad y el sector de los bienes y servicios no mejorarán sensiblemente las posibilidades de crecimiento a plazo medio.

Agrega el texto que la persistencia de una elevada tasa de desempleo debilita el apoyo popular a favor de nuevas medidas en materia de política presupuestaria.

Según Standars and Poorâ€Ös, la coyuntura económica limita la capacidad del ejecutivo francés para conseguir el equilibrio de las finanzas públicas.

La noticia constituye un duro golpe para el gobierno del presidente François Hollande porque pone en duda las principales metas anunciadas para los próximos años, así como la voluntad de comenzar a invertir la curva del paro antes de diciembre de 2013.

En la actualidad la falta de trabajo afecta a más de tres millones 290 mil personas en edad laboral y, excepto el mes de agosto cuando ocurrió un error informático, el problema crece de manera constante desde hace dos años.

Respecto a las finanzas públicas, Hollande está obligado por los acuerdos europeos de austeridad presupuestaria a disminuir en 2015 el déficit fiscal a menos del tres por ciento del PIB.

Esta semana, sin embargo, Olli Rehn, comisario para los asuntos económicos y financieros de la Comisión Europea, pronosticó que dentro de dos años el déficit francés será de 3,7 puntos, lo cual la hace susceptible de sufrir sanciones financieras.

Si bien el país salió ya de la fase de recesión, el crecimiento del PIB será débil e insuficiente para estimular la reactivación de la economía y generar nuevas fuentes de trabajo, estimó Bruselas.

Hollande tiene en estos momentos el nivel más bajo de aceptación popular para un presidente desde el inicio de la llamada V República en 1958, y el descontento crece por el aumento del costo de la vida, la pérdida de empleos y los nuevos impuestos.

La víspera, una encuesta del Instituto de Estudios y Consejería reveló que el 67 por ciento de entrevistados están dispuestos a protestar en las calles contra el paro y los elevados tributos.

Comentarios con Facebook