Alarma por feminicidios en México: en seis años, aumentaron más de 40 por ciento

feminicidio-en-el-estado-de-mexico
• Entre 1985 y 2013, 36 mil 606 homicidios de mujeres • Mayores tasas de crímenes en Estado de México, Guerrero, Michoacán, D.F. y Oaxaca • Insuficiente lo hecho hasta ahora por los tres Poderes • Fortalecer prevención y combatir la impunidad, tareas

Con motivo del Día Nacional de la Erradicación del Feminicidio y la Desaparición de Mujeres, la vicepresidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Aleida Alavez Ruiz (PRD), hizo un llamado a todos los Poderes del país a que atiendan los resolutivos de la Organización de la Naciones Unidas en torno al tema y afianzar más las tareas de prevención y combate a la impunidad.

Durante la sesión de hoy, en el apartado de agenda política, la legisladora indicó que el feminicidio implica la humillación, violación, maltrato, tortura y muerte de las mujeres, por lo que es necesario “no darle una importancia menor”.

En tanto, diputadas de diversas fracciones parlamentarias aseguraron que se incrementó el número de feminicidios en el país, ya que entre 1985 y 2013 hubo 36 mil 606 decesos, y señalaron la importancia de contar con políticas públicas y acciones que frenen este flagelo.

La diputada Dora María Guadalupe Talamante Lemas (NA) afirmó que a pesar de los aportes al marco jurídico, el problema ha alcanzado índices alarmantes, pues entre 2006 y 2012 los feminicidios en nuestro país aumentaron más de 40 por ciento, de acuerdo al informe “De sobrevivientes a defensoras: mujeres que enfrentan la violencia, en México, Honduras y Guatemala”.

Refirió que el estudio “Violencia feminicida en México, características, tendencias y nuevas expresiones en las entidades federativas 1985-2010”, elaborado por ONUMUJERES, la Comisión de Feminicidios de la LXI Legislatura y el INMUJERES, muestra que en 2010 ocurrieron 6.4 feminicidios al día.

El problema es muy grave, explicó, pues entre los municipios contiguos geográficamente que registran una tasa de crecimiento de homicidios contra mujeres están el Estado de México, Guerrero, Chihuahua, Michoacán, D.F., Oaxaca, Chiapas, Sinaloa, Sonora, Durango, Guanajuato y Veracruz.

Enseguida, la diputada Lilia Aguilar Gil (PT) declaró que el feminicidio es la forma extrema de violencia hacia las mujeres por razones de género; “el odio de género, compañeras y compañeros diputados, existe. Tenemos que enfrentarlo, porque no existirá otra manera en que lo podamos resolver”.

Dijo que “por más que se diga que ha habido avances, no ha sido formalmente proclamado este día ni han sido claros los logros para erradicar la discriminación hacia el género femenino. Pareciera que es un tema de mujeres gritando y clamando para que les pongan atención”, dijo, y subrayó: “si creemos que el tema del feminicidio y la erradicación de la violencia contra nosotras es un tema de ‘viejas’, nunca vamos a avanzar”.

Reconoció el esfuerzo de la sociedad civil para atender este problema, pero llamó a darle la importancia que merece; pidió que se apoye a las organizaciones civiles y se ataque la violencia de género como es debido.

Por el grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano, la diputada Nelly del Carmen Vargas Pérez afirmó que “las cifras son variables, y de acuerdo con el informe “Violencia Feminicida en México”, en nuestro país han ocurrido 36 mil 606 feminicidios de 1985 a la fecha y el aumento fue más drástico durante el pasado gobierno, cuando los crímenes aumentaron en más del 100 por ciento”.

Agregó que Chihuahua tiene las estadísticas más catastróficas, pues se encuentra 15 veces arriba de la media mundial en asesinatos por violencia de género; En el estado de México, más de mil 500 mujeres han sido asesinadas con exceso de violencia en los últimos ocho años, y el gobierno federal se ha opuesto a emitir la alerta de género.

“La inacción ante los feminicidios constituye violencia institucional, convirtiéndola en un crimen de Estado. Todas y todos aquellos que se han opuesto a la emisión de la alerta de género en el Estado de México son directamente responsables de que los homicidios sigan sucediendo en esa entidad”, apuntó.

Al participar, la diputada Ruth Zavaleta Salgado (PVEM) reconoció que ni las reformas a la Constitución ni la emisión de nuevas leyes ni contar con un presupuesto importante, son suficientes para enfrentar esta problemática que crece día a día”.

Se requiere haya rendición de cuentas de los gobiernos estatales y del gobierno federal; que la sociedad civil organizada tenga mayor participación en estos asuntos, “pero sobre todo no simular que en esta soberanía les interesan estos temas, sin enfrentar en verdad la problemática, no solamente con recursos y normas, sino con una nueva cultura contra la violencia hacia las mujeres”, señaló.

Tenemos que enfrentarla desde diferentes aristas, agregó, “con recursos, nuevas normas, dando seguimiento y exigiendo rendición de cuentas en todos los ámbitos”.

La diputada Guadalupe Socorro Flores Salazar (PRD) afirmó que en México es enorme el problema del feminicidio y muchos de esos crímenes no son reportados, por lo que no se reflejan en estadísticas; “sin embargo, hay indicadores que ponen en evidencia una gran incidencia de mujeres asesinadas al año”.

Planteó promover una reforma integral de la Ley General de Violencia, para mejorar la alerta de violencia de género y el otorgamiento de órdenes de protección, pues “para el 2013, de los 58 mil hechos de violencia registrados, sólo se han otorgado órdenes de protección a 7 mil”.

Denunció que en 11 estados se ha solicitado la activación de la alerta de género al Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, aunque ninguna ha sido aceptada. “Hay casos inadmisibles en el país y no hay respuesta, los gobiernos desestiman las peticiones de alerta de género que están en la ley, pero que nadie respeta”.

En su oportunidad, la diputada Blanca Jiménez Castillo (PAN) llamó a sumar esfuerzos más allá de colores partidistas, con el objetivo de salvaguardar los derechos humanos de las mujeres a una vida libre de violencia.

Expresó que es prioritario erradicar este abuso, no sólo por razones humanitarias, sino porque es una grave violación a los derechos humanos, y apuntó que falta compromiso del gobierno federal para asegurar la defensa de los mismos, pues persiste una ausencia de programas y políticas públicas para erradicar el flagelo, aumentando la situación de inseguridad que viven las mexicanas.

Planteó que se deben garantizar mecanismos que permitan a las mujeres gozar efectivamente de una vida libre de violencia, en donde el flagelo de los crímenes en materia de género nunca más vuelva a ser una realidad.

La diputada Tanya Rellstab Carreto (PRI) señaló que la emisión de un código penal único permitirá que nadie que realice un acto criminal, como el feminicidio, evada la justicia por el sólo hecho de realizarlo en otro estado. Destacó la importancia de prevenir, encontrar y castigar a los responsables de esos actos, porque la impunidad alienta a la comisión de más crímenes de odio contra las mujeres, y planteó generar una cultura de prevención y de erradicación.

Dijo que es una tarea compartida entre la Federación, los estados y los municipios y “nadie puede evitar esta responsabilidad por ser de una idea diferente o ideología, porque la situación es común”.

Aun cuando las acciones para erradicar y disminuir el feminicidio no han alcanzado el impacto deseado, se deben reconocer los alcances, señaló. Pidió no sólo enfatizar lo que hace falta y lo que se ha dejado de hacer por falta de recursos, por cuestiones de impunidad o por propia conveniencia política.

 

Comentarios con Facebook