Marina estadounidense hace agua por corrupción

usa-marina-mabus

Washington, 13 nov (PL) La sobrefacturación de equipos técnicos por parte de funcionarios de inteligencia de la marina estadounidense se sumó hoy a los escándalos que sacuden a la armada de este país, reveló el diario The Washington Post.

Funcionarios civiles de la inteligencia de ese cuerpo son investigados por una acción de compra de silenciadores para armas, los cuales estaban valorados en ocho mil dólares y fueron vendidos 200 veces más caros, según el rotativo.

La compra efectuada a una empresa de California contemplaba que los equipos fueran adquiridos sin número de serie para no dejar rastro, agrega la información.

La empresa productora pertenece a un hermano de uno de los tres involucrados en la operación, agregó una fuente vinculada a la pesquisa.

Presuntamente parte de los silenciadores estaban destinados a un equipo especial de la Navy Seal, que participó en el asesinato del líder de la red al-Qaeda, Osama bin Laden.

El martes, medios de prensa estadounidenses revelaron un escándalo de corrupción vinculado a este caso y que según las fuentes está relacionado con el servicio de prostitutas y dinero en efectivo a cambio de información, el cual involucra a altos oficiales de la Armada.

Estos casos son resultados de una pesquisa del Servicio de Investigación Criminal Naval (NCIS, por sus siglas en inglés) que comenzó a mediados de 2010, y cuyas primeras acusaciones formales ocurrieron en las últimas semanas.

Los informes señalan que el secretario a cargo de la US Navy, Ray Mabus, suspendió al vicealmirante Edward Branch y al contralmirante Bruce F. Loveless, como resultado de las acusaciones.

Ambos oficiales superiores de la Marina y un agente del NCIS fueron arrestados hace dos meses por vender secretos militares a Leonard Glenn Francis, director de la empresa de Malasia Glenn Defense Marine Asia (GDMA).

De acuerdo con la investigación los dos almirantes aceptaron los favores de prostitutas y dinero en efectivo a cambio de la información que proporcionaban a Glenn, quien recopilaba datos acerca de cualquier movimiento de los buques de guerra estadounidenses y sobre sus oficiales de más alto rango.

GDMA es un proveedor de las naves de Estados Unidos que hacen escala en los puertos del sudeste asiático y del Pacífico.

Francis y el número dos de GDMA, Alex Wisidagama, son sospechosos de corromper a varios oficiales, comandantes de buques y funcionarios encargados de la logística, así como sobrefacturar algunas de sus prestaciones, aseguran fuentes de la investigación.

Comentarios con Facebook