PUDO MAS SU TERQUEDAD

guillermo robles

A través de la historia, los mexicanos y en este caso concreto los Coahuilenses, hemos vivido muchas y diversas experiencias que además  de tener un sustento en la verdad o resultados reales, son modalidades, gustos y hasta caprichos de los Presidentes Municipales en turno.

Los hemos tenido en infinidad de ocasiones, costando a la mayoría impuestos que se sacan de las arcas públicas para buscar reflectores que al final se transforman en necedades, terquedades y simples gustos de los ediles en turno y que conforme a su pobre criterio,  creyeron  y cayeron en el garlito de quienes les dio el “sabio consejo” de que tal o cual programa les daría además de imagen, fama política.

El más reciente lo fue Monclova, Municipio en donde en el reciente pasado y durante dos años y meses fue desgobernado por el doctor Armando Castro Castro, que en la actualidad se encuentra en “capilla” por una serie de irregularidades que le fueron encontradas y observadas por la Auditoria Superior del Estado.

En un viaje de placer y siendo Edil, el doctor Castro Castro, visitó la isla de Cuba y por allá, no faltó quién le metió en la cabeza la idea de que un arácnido conocido como el “alacrán azul” tenía el poder mágico de curar el cáncer.

Pese a sus estudios profesionales como facultativo, Armando Castro Castro, se enganchó a esa fantasía y a su regreso a Monclova,  hizo varias conferencias de prensa y reuniones en diversas colonias para “anunciar” que tenía la solución del cáncer, enfermedad que ha invadido enormemente a todos los países del mundo, sin excepción, y que hasta el momento para su atención integral solo se han encontrado en general, paliativos  para controlar y detener temporalmente el avance de este mal, aunque depende del tipo y grado de avance de éste, la medicina general ha conseguido ciertos progresos dando calidad de vida y prolongando la existencia a pacientes de muchas naciones.

La enagenación y obsesión de Castro Castro, con el tan mencionado “alacrán azúl” en el sentido de que era  el remedio definitivo del cáncer, creó la leyenda en Monclova de la misma canción que dice: “El yerberito llegó, llegó. “Traigo veneno de alacrán, cran, cran pa´ quitar el cáncer, traigo yerba santa pa´la garganta, jeilimon pa´ la hinchazón, abrecaminos pa´su destino, ruda pá el estornuda, albaca pa´gente flaca”.

Ninguno de estos remedios sirvió al entonces alcalde de Monclova, Armando Castro Castro, para curar el peor de las enfermedades del siglo XX porque científicamente no hay yerbitas ni antídotos que den sanación completa ni mediana, aunque hay que decirlo, hay algunos de esos remedios que controlan temporal o provisionalmente, llegando hasta ahí su “curación”.

Bastantes recursos públicos se destinaron para la compra de altas cantidades del “antídoto” del ”alacrán azúl”, dineros que en los hechos fueron “tirados” a la calle y desperdiciándose por las creencias de quien se supone es todo un médico, pues a casi dos años de que dejó de promoverse la aplicación del dizque antídoto milagroso, la mayor parte de quienes creyeron en esa patraña, siguen padeciendo del mal y regresaron al tratamiento que con medicina general les entrega y aplica el Instituto Mexicano del Seguro Social, tratándose de quienes son derechohabientes  y en los últimos meses, el Seguro Popular.

El “Yerberito Castro”, salió de Monclova por la puerta de atrás, pues las observaciones hechas por la Auditoria Superior del Estado, lo tienen a un pie de los tribunales penales en donde será juzgado, lo que se da como un hecho, debido a que pese a los dos años transcurrido, no ha logrado o podido justificar el desvío o mal uso de varios millones de pesos en cuyo destino se ha encontrado infinidad de anomalías, al menos esto se desprende de la revisión de cuentas de los dos años y meses que estuvo y cobró como Presidente Municipal, por cierto con resultados y rendición de cuentas funestas que motivaron un elevado endeudamiento de Monclova.

Armando Castro Castro, es un mal ejemplo de lo que no debe hacer ningún  Edil y que es precisamente que su terquedad y caprichos los lleve a peder piso y entre mareo y borracheras de poder, llevan a sus municipios al quebrando económico y financiero.(Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org

Comentarios con Facebook