EL ESTIRON NO ES PAREJO

guillermo robles
Por Guillermo Robles Ramírez

Al menos del lado dela Región Lagunerade Durango, colindante conLa Lagunade Coahuila, en los municipios de la primera, la inseguridad no se ha estancado ni menos va en retroceso, sino al contrario, su incidencia va tan galopante al grado de que su propia Fiscalía General de Justicia, está recomendando y pidiendo a sus habitantes, abstenerse de salir a las calles a altas horas de la noche y más si desean transitar por los caminos y carreteras que confluyen a los municipios laguneros duranguenses, en especial de Gómez Palacio y Ciudad Lerdo.

Esto es toda una realidad, sin excusar que también en los cinco Municipios deLa Lagunade Coahuila y de manera muy particular en Torreón, las cosas también están que arden y más caliente con esa convidada que pasala Comarca Lagunerade Durango, donde gobierna Jorge Herrera Caldera, cuyo gobierno se ha caracterizado por su pasividad, apatía e indiferencia que muestra no solo para combatir a la delincuencia que hay en su Entidad, sino hasta para atender los problemas sociales.

Los esfuerzos que haga el gobierno de Coahuila enLa Laguna, resultarán inútiles y no servirán de nada mientras que del lado de Durango no combatan con mayor entrega y eficiencia la inseguridad predominante, pues es un hecho que en tierras duranguenses los malandros en general andan sueltos y se pasan a terrenos Coahuiltecos  para luego huir a Durango en donde la “generosidad” de las autoridades de la tierra de los alacranes, les permite ocultarse sin ser molestados.

Esta situación ha obligado a los habitantes deLa Lagunade Coahuila a tomar sus propias medidas de seguridad sin haber algo oficial por el lado de las autoridades tanto de Torreón, Coahuila y como Gómez Palacio, Durango.

Una de sus principales medidas es salir únicamente para lo necesario, y tratar de hacer todo lo que se pueda durante el día y a partir de las siete u ocho de la noche entre menos se utilice el Periférico de ambas ciudades es mejor porque la violencia del crimen se incrementa a esas horas.

Por otro lado, los jóvenes no cuentan con lugares de diversión que con el  tiempo cada vez fueron menos por tanto tiroteo de las bandas criminales y los levantones que se hacían de los adolescentes, estaban a la orden de la noche para después pedir rescates y muchas veces ya ni aparecían.

Aquellos chavos  pirruris que podían tener un guarura eran desarmados con mucha facilidad y nada más servían para intimidar a quienes no contaban con “guarros” o en su defecto se agarraban de golpes entre ellos para presumir quien tenía el  guarda espalda más fregón, mientras los juniors contrincantes se quedaban ahí tomando juntos y postrados en los cofres de los vehículos, como si fuera un palenque clandestino muy común en las afueras de los antros.

Se acabó esa moda de traer guaruras y entró el uso de los vehículos blindados pero también fue insuficiente porque de todas maneras se secuestraban a sus víctimas y de pasadita se  robaban los carros.

Así que los jóvenes empezaron a hacer sus reuniones en casa particulares pero un grupo de delincuentes se dedicaron a buscar entre las colonias en donde se encontraban y una vez ubicadas llegaban en un taxi, se bajaban amedrentaban a todos no faltando clásico cachazo para terminar de intimidarlos para posteriormente quitarles celulares, dinero y todo aquello que se pudiera quitar de sus pertenencias  pero sin robar la casa para luego subirse en el mismo taxi e irse tranquilamente.

La causa principal por la cualla Comarca Lagunerade Coahuila no logra bajar su incidencia delictiva es por la cercanía de Gómez Palacio, Durango, haciendo más intensa la violencia por el dominio territorial ya que lo único que los divide es el Río Nazas, pero sus operaciones ilícitas e intereses son para diferentes grupos de criminales pero se acentúa más en Gómez Palacio, pues ahí las autoridades son ciegos, sordas y mudas, sin faltar el convidar o transmitir mucha de esa delincuencia ala Región Lagunerade Coahuila.

Esa misma cercanía entre ambas cabeceras municipales hace que se trasladen de una ciudad a otra después de cometer alguna fechoría o crimen, lográndose esconder mientras se apaciguan las cosas, es por eso que nunca será suficiente la policía que se encuentra en ambas ciudades.

Por éstos motivos principales es necesario que exista una buena hermandad entre los dos Estados, es decir, Durango y Coahuila para atender problemas de ciudades cercanas con problemas comunes mejorando las estrategias de logística ante el crimen común y organizado, pero teniendo como base y fundamento si desean resultados positivos, el trabajar parejos los dos gobernadores y no hacer como que uno si lo  hace y otro no que es el caso concreto de las autoridades duranguenses para que dejen de convidar de su delincuencia a los laguneros coahuilenses. (Premio Estatal de Periodismo 2012 y 2013) www.intersip.org)

Comentarios con Facebook