México considera inadmisible e ilegal presunto espionaje de EE.UU.

ricardoanaya cortes-dip-pan

México, 22 nov (PL) El presidente de la Cámara de Diputados de México, Ricardo Anaya, manifestó hoy que su país quiere cooperar y compartir responsabilidades con Estados Unidos, pero sin imposición ni ser supervisado, y mucho menos vigilado.

Al iniciar en esta capital la LI Reunión Interparlamentaria entre ambas naciones, el legislador refirió que de ser ciertos los presuntos casos de espionaje de Washington a México, reitera la posición de considerarlos ilegales e inadmisibles y, como se ha dicho, espera respuesta por las vías diplomáticas.

En su intervención el líder de la Cámara baja solicitó a los representantes estadunidenses una reforma migratoria justa, porque es una oportunidad para millones de personas que esperan su ciudadanía.

La reforma migratoria que ustedes discuten, estamos absolutamente convencidos, es la oportunidad para millones de personas de buena voluntad que están esperando su ciudadanía para asumir no solo derechos, sino obligaciones, manifestó el miembro del conservador Partido Acción Nacional.

Anaya expresó que México, por su parte, está haciendo debates también con vistas a aprobar reformas migratorias para los centroamericanos que visitan el país.

Por su parte, el presidente de la delegación de Estados Unidos, Michael McCaul, elogió el Pacto por México y los acuerdos a los que han llegado los tres principales partidos políticos de la nación para aprobar reformar importantes.

El congresista estadounidense hizo alusión, además, a la propuesta que más polémica genera en el país latinoamericano, la reforma energética, y abogó por llegar a acuerdos transfronterizos en el corto plazo para que las dos partes, y Canadá, puedan unir fuerzas y llegar a ser independientes en esa área.

México tiene tremendos recursos en la parte norte y eso puede tener un efecto muy positivo, manifestó en referencia a uno de los temas que debatirán los parlamentarios mexicanos en los próximos días.

Sin embargo, la iniciativa propuesta por el Ejecutivo federal de modificar la Constitución y permitir inversión privada en el sector petrolero genera gran rechazo entre diferentes sectores de la sociedad mexicana, ante el temor de que provocará una expropiación de los recursos nacionales.

De hecho, una de las tres fuerzas integrantes del Pacto por México, el Partido de la Revolución Democrática, ha reiterado su total oposición a la iniciativa y realiza acciones tanto legislativas como de movilización de masas para oponerse a ella.

Comentarios con Facebook