Suman 63 los cuerpos hallados en fosas clandestinas mexicanas

semefo-

México, 25 nov (PL) México continúa hoy con una ola de violencia creciente ante las acciones de los cárteles de la droga, pues solo en este mes las autoridades han descubierto 63 cuerpos enterrados en narcofosas en diferentes puntos del país.

Este fin de semana mandos del Gobierno que coordinan operativos entre militares, policías federales y agentes de la Procuraduría General de la República (PGR) reportaron que del 9 de noviembre hasta la mañana de ayer desenterraron los restos de 42 personas.

Casi todas las víctimas fueron encontradas en las inmediaciones del río Lerma, dentro de fosas clandestinas ubicadas entre el municipio michoacano de Vista Hermosa y el jalisciense de La Barca.

Estos despliegues se realizan a partir de las declaraciones de 20 policías de Vista Hermosa que permanecen detenidos como parte de las investigaciones para localizar a los agentes federales René Rojas y Gabriel Quijadas, desaparecidos desde el 3 de noviembre.

Medios de prensa locales advierten que el cártel de Jalisco Nueva Generación sostiene una disputa con el de Los Caballeros Templarios por el control de Michoacán, un estado que sufre el fuerte impacto del crimen organizado.

A principios de noviembre las secretarías de Marina y Defensa Nacional, la Policía Federal y la PGR, así como el Servicio de Administración Tributaria, asumieron el control de la seguridad pública del municipio michoacano de Lázaro Cárdenas.

La medida fue tomada tras recibirse denuncias anónimas sobre posibles actos de corrupción y confabulación de las fuerzas encargadas de las operaciones del puerto del lugar, al tiempo que los vecinos denunciaron el hecho de sufrir numerosas agresiones y extorsiones.

En el caso particular de la ciudad Lázaro Cárdenas, constituye para Los Caballeros Templarios su centro financiero, pues controlan casi todo el comercio formal mediante extorsiones y pago de cuotas.

Además de los cadáveres hallados en Jalisco y Michoacán, al menos otros 21 cuerpos fueron hallados en fosas clandestinas ubicadas en otras partes de México: 13 en el estado de Guerrero y ocho en Sonora. Decenas de tumbas de ese tipo con cientos de cadáveres fueron encontradas en distintos puntos de México en los últimos meses ante un recrudecimiento de las pugnas entre narcotraficantes y los militares que los combaten, las cuales tienen un saldo de al menos 77 mil muertos desde finales de 2006.

Comentarios con Facebook