Jornada de movilizaciones en Francia contra el racismo

París, 30 nov (PL) Miles de personas marcharon hoy por las calles de varias ciudades francesas para protestar contra la discriminación racial, luego de los ataques de que ha sido objeto en las últimas semanas la ministra de Justicia, Christiane Taubira.

Las manifestaciones fueron convocadas en unas 80 ciudades, incluidas las de los territorios de ultramar, por SOS Racismo, la Liga de los Derechos del Hombre y otras organizaciones, y contaron con el apoyo de sindicatos y partidos políticos.

En esta capital, un cortejo de miles de personas partió en horas de la tarde desde la Plaza de la República hasta la Bastilla.

“Ya era tiempo de volver a las calles para llevar un discurso fuerte, solidario y colectivo”, dijo la presidenta de SOS Racismo, Cindy Leoni, y consideró que este debe ser un punto de partida para otras formas de movilización.

En la sureña ciudad de Toulouse, a pesar de la lluvia y las bajas temperaturas, unas 600 personas desfilaron por céntricas avenidas para protestar contra el incremento de los actos de discriminación.

Mientras, en Lyon cientos de manifestantes denunciaron el clima de violencia que se ha instaurado en el departamento de Rhone, donde numerosos casos de xenofobia y de intolerancia son constatados cotidianamente.

El llamado a las protestas tiene como fin alertar a la ciudadanía sobre el incremento de la discriminación, a raíz de que la titular de Justicia, la única ministra negra del ejecutivo, recibiera insultos por la prensa, las páginas de internet y en actos públicos.

Hace varias semanas Anne-Sophie Leclere, candidata a alcalde por el partido de extrema derecha Frente Nacional (FN) en la comuna de Rethel, colocó en facebook un fotomontaje donde representó a la funcionaria como un mono.

Unos días después de este incidente, la revista Minute, también de ultraderecha, publicó en su portada una fotografía de Taubira con una inscripción insultante, donde igualmente la compara con un simio.

Las ofensas llegaron hasta tal punto que en una manifestación en la ciudad de Angers, del departamento de Maine et Loire, varios participantes instigaron a los niños a tirar cáscaras de banana y agredir a la ministra.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos condenó firmemente los ataques y demandó al gobierno galo cumplir las recomendaciones hechas por el Comité para la Eliminación de la Discriminación.

En opinión del máximo organismo internacional, “esos abusos totalmente inaceptables contra una responsable política por el color de su piel son una manifestación clara del aumento del racismo, la xenofobia y la intolerancia contra las minorías étnicas o religiosas y los migrantes en muchos países europeos”.

Comentarios con Facebook