Brasileños compran gasolina y diesel más caros

Dilma-Rousseff-desfile-independencia

Brasilia, 2 dic (PL) Tras el reajuste el fin de semana último de los precios mayoristas de la gasolina y el diesel en Brasil, las estaciones distribuidoras amanecieron hoy con los costos de estos combustibles elevados entre un dos y 4,7 por ciento.
La empresa Petrobras anunció que esta alza del cuatro por ciento del valor de la gasolina y de ocho por ciento del diesel tiene el propósito de recortar sus pérdidas y aproximar los costos domésticos a los niveles internacionales.
Las estaciones de carburantes muestran ya variaciones de costos y la gasolina que tenía un importe de 2,99 (1,30 dólares) vale ahora 3,12 reales (1,35 dólares), lo cual denota un ascenso del 4,7 por ciento, según constató Prensa Latina en un recorrido realizado anoche por varios puntos de esta ciudad.
Otro puesto de venta de combustible exhibe una subida del dos por ciento en el costo de la bencina, mientras el diesel, que valía el viernes último 2,41 reales (1,04 dólares) subió hasta 2,48 (1,07).
El presidente del Sindicato del Comercio Minorista y Derivados de Petróleo de Sao Paulo (Sincopetro), Joao Alberto Gouveia, destacó que la expectativa es que todas las estaciones distribuidoras eleven sus precios de manera paulatina.
Esos incrementos comenzaron a registrarse desde este sábado en la medida que se agotan las cantidades almacenadas y se compra combustible con el nuevo precio, aseveró al destacar que algunas estaciones podrán exhibir un valor con un porcentaje más alto al cuatro por ciento, pero al final se adecuarán al fijado por la demanda.
Para el Gobierno, estas alzas incidirán de manera negativa en la inflación, la cual subirá con la crecida de los costos de alimentos y servicios dependientes de transportación.
Desde hace meses, Petrobras presiona para elevar las cuantías de los carburantes, pero enfrentó la oposición del Ejecutivo, interesado en no disparar más el nivel inflacionario, fijado en 5,7 por ciento.
Esto -según la petrolera- motivó distorsiones en sus cuentas, debido al incremento de la importación de derivados para atender la demanda interna.
La empresa estatal señaló que subsidia desde hace tiempo los combustibles, lo cual provocó pérdidas de más de 30 mil millones de reales (14 mil millones de dólares) desde el inicio de 2012.
Se trata de la segunda subida en este año, pues en marzo pasado Petrobras elevó en más de seis por ciento el costo de estos combustibles.

Brasilia, 2 dic (PL) Tras el reajuste el fin de semana último de los precios mayoristas de la gasolina y el diesel en Brasil, las estaciones distribuidoras amanecieron hoy con los costos de estos combustibles elevados entre un dos y 4,7 por ciento.

La empresa Petrobras anunció que esta alza del cuatro por ciento del valor de la gasolina y de ocho por ciento del diesel tiene el propósito de recortar sus pérdidas y aproximar los costos domésticos a los niveles internacionales.

Las estaciones de carburantes muestran ya variaciones de costos y la gasolina que tenía un importe de 2,99 (1,30 dólares) vale ahora 3,12 reales (1,35 dólares), lo cual denota un ascenso del 4,7 por ciento, según constató Prensa Latina en un recorrido realizado anoche por varios puntos de esta ciudad.

Otro puesto de venta de combustible exhibe una subida del dos por ciento en el costo de la bencina, mientras el diesel, que valía el viernes último 2,41 reales (1,04 dólares) subió hasta 2,48 (1,07).

El presidente del Sindicato del Comercio Minorista y Derivados de Petróleo de Sao Paulo (Sincopetro), Joao Alberto Gouveia, destacó que la expectativa es que todas las estaciones distribuidoras eleven sus precios de manera paulatina.

Esos incrementos comenzaron a registrarse desde este sábado en la medida que se agotan las cantidades almacenadas y se compra combustible con el nuevo precio, aseveró al destacar que algunas estaciones podrán exhibir un valor con un porcentaje más alto al cuatro por ciento, pero al final se adecuarán al fijado por la demanda.

Para el Gobierno, estas alzas incidirán de manera negativa en la inflación, la cual subirá con la crecida de los costos de alimentos y servicios dependientes de transportación.

Desde hace meses, Petrobras presiona para elevar las cuantías de los carburantes, pero enfrentó la oposición del Ejecutivo, interesado en no disparar más el nivel inflacionario, fijado en 5,7 por ciento.

Esto -según la petrolera- motivó distorsiones en sus cuentas, debido al incremento de la importación de derivados para atender la demanda interna.

La empresa estatal señaló que subsidia desde hace tiempo los combustibles, lo cual provocó pérdidas de más de 30 mil millones de reales (14 mil millones de dólares) desde el inicio de 2012.

Se trata de la segunda subida en este año, pues en marzo pasado Petrobras elevó en más de seis por ciento el costo de estos combustibles.

Comentarios con Facebook