Destacan senadores transformación del Estado Mexicano y nuevos retos, con aprobación de Reforma Política

SenadoMx

Senadores del PRI, PAN, PVEM y también del PRD, destacaron que con la reforma política, en México enfrentarán el reto de concretar una mayor y mejor democracia, como lo demandan los ciudadanos.

En el marco del debate en lo general, el legislador Ricardo Barroso Agramont sostuvo que la bancada del PRI ha puesto como eje de la reforma político-electoral “al protagonista de la democracia, al ciudadano, porque no basta ser electo democráticamente, sino también gobernar democráticamente”.

La reelección consecutiva de legisladores, presidentes municipales, regidores y síndicos, sostuvo, tiene como objeto que el representante popular se encuentre sometido al escrutinio público de los ciudadanos. “Estamos convencidos que llegamos al Siglo XXI con una gran ventana de oportunidad: trabajar en calidad de la democracia”.

En su turno, el senador panista Javier Corral Jurado advirtió que a pesar de que en la reunión de comisiones unidas se manifestó en abstención, en la votación en general se manifestará a favor “porque se construyó una reforma que incorpora viejos anhelos y que servirá a la democracia para la justicia y en la libertad”.

Destacó que se acordaron las causales de nulidad de elección, el límite de ocho por ciento a la sobre y sub representación en los congresos de los estados, el umbral del tres por ciento para conservar el registro y se canceló el vínculo de intromisión de los gobernadores en la integración de consejos y tribunales electorales locales.

Adicionalmente, la senadora Mariana Gómez del Campo Gurza apuntó que la reforma política debe considerar una verdadera transformación para el Distrito Federal porque ninguna entidad del país puede estar al margen de la modernización y “mucho menos podemos permitir que los capitalinos sigamos siendo tratados como ciudadanos de segunda”.

Es necesario, argumentó, que la reforma política del Distrito Federal se discuta en el Senado, por los senadores del DF y no en lo “oscurito”.

Carlos Alberto Puentes Salas, del PVEM, enfatizó en su momento que los senadores están por aprobar un proyecto que contribuirá a la gobernabilidad democrática, y por dotar al Estado mexicano de herramientas más eficaces que permitan su mejor funcionamiento.

En su turno, al señalar que México ha vivido momentos de convulsión derivados de los fraudes electorales, el senador perredista Fidel Demédicis Hidalgo reconoció que coincide con la conformación del Instituto Nacional de Elecciones (INE); sin embargo, se pronunció a favor de revisar el método de quienes aspiran a ocupar los cargos de consejeros. “Si nosotros logramos hacer una buena selección, el árbitro que se nombre sin duda coadyuvará para que la democracia aterrice en nuestro país”, expresó.

Apuntó que a pesar de mejorar la ley los fraudes persisten y agregó que, a pesar de ello, su partido busca que las elecciones sean creíbles, democráticas, libres y, sobre todo, que el voto de los mexicanos cuente para nombrar a las autoridades que van a regir los destinos del país.

En tanto, el senador perredista Raúl Morón Orozco señaló que la reforma, en esencia, representa un nuevo atentado contra los derechos políticos del pueblo mexicano y una regresión de nuestra evolución democrática.

El legislador por Michoacán consideró que se dio continuidad a una estrategia neoliberal para aprobar una serie de reformas estructurales que consolidan el desarrollo de un modelo económico y político impulsado por los gobiernos del PAN y del PRI durante los últimos 30 años, a costa del sacrificio de millones de familias mexicanas que se debaten en el abandono, pobreza y miseria extrema.

Para el senador David Monreal Ávila, del PT, la reforma constitucional fortalecerá a los principales partidos políticos y sus cúpulas, por lo que es “un engaño más por parte del Ejecutivo Federal, para aprobar la reforma energética”.

“Proponer únicamente el cambio de nombre de un organismo autónomo sin cambiar el fondo y la esencia de éste para así erradicar sus, vicios, la corrupción y la parcialidad de sus integrantes –enfatizó–, es engañar a los ciudadanos que tienen la esperanza de ver a un México democrático y participativo”.

En lo anterior coincidió su compañero de bancada Marco Antonio Blásquez Salinas, al referir que con esta propuesta “ya desataron la caballada reeleccionista, pero la población demanda que no se fortalezcan las hegemonías de partido por medio de esta figura, sino el recorte de los espacios legislativos de lista”, además de la revocación de mandato.

 

Comentarios con Facebook