MÉXICO NO PUEDE ESPERAR MÁS PARA LA TRANSFORMACIÓN DE SU INDUSTRIA ENERGÉTICA: SENADOR ORIHUELA

senador.orihuela-pri
Ante la crisis energética en la que se encuentra inmerso México, el PRI tomará las decisiones necesarias para que las próximas generaciones no sigan a la espera de la ocurrencia de mañana, ni de mirar atrás, e inclusive para satisfacción de agravios, dijo el senador José Ascención Orihuela Bárcenas, al presentar la postura del Grupo Parlamentario del PRI en la discusión en comisiones de la reforma energética.
Al inicio de los trabajos para la dictaminación de las iniciativas en la materia, agregó que “lo que desperdiciemos hoy de tiempo son pérdidas exponenciales para las generaciones futuras”, por lo que convocó a los legisladores a hacer historia en la Cámara de Senadores.
En el salón de la Comisión Permanente, el senador por Michoacán resaltó que en 2012, la gran consulta fue el mandato de la ciudadanía para que desempeñen su encargo con responsabilidad.
Ante el argumento de que con la reforma constitucional el país perdería su soberanía sobre sus hidrocarburos, Orihuela Bárcenas afirmó que de no avanzar en el tema, México será importador de energías primarias en pocos años, y eso convertiría a la nación en dependiente y subordinada.
Como ejemplo de la situación actual en el sector energético, mencionó que en los últimos 10 años, la producción petrolera del país ha caído en más de 20 por ciento y en ese mismo periodo, la inversión de Pemex creció en casi 500 por ciento, lo que desmiente la postura de que la paraestatal pueda sola.
Actualmente se pierden más de 200 mil millones de pesos en importación de petroquímicos; el 80 por ciento de los yacimientos en explotación se encuentran en decadencia; el 30 por ciento del consumo de gas de la petroquímica secundaria es importada; y mientras en Estados Unidos se perforaron 137 pozos en aguas profundas en 2012, México, 6 y aún no se extrae un solo barril de crudo, detalló.
Respecto a la electricidad, agregó, los mexicanos pagan 60 por ciento más que los estadounidenses; los costos de electricidad para las empresas nacionales son 84 por ciento más altas que en Estados Unidos.
En la reforma no sólo se contempla la modernización de Pemex, comentó el senador Orihuela Bárcenas, sino transformar toda la industria energética y dotarla de nuevas reglas a fin de que se convierta en polo de atracción y fuente importante de creación de empleos bien remunerados y generación de ingresos.

Comentarios con Facebook