PUROS GANONES

guillermo robles
Por Guillermo Robles Ramírez

La “Megadeuda” de Coahuila, siempre será un tema a discusión en donde en ninguna de las partes se llega a un acuerdo. Temática de la que siempre será un juego de palabras e interese no conveniente a resolver, sino destinado únicamente para ser utilizado para que tanto servidores públicos y ahora la iniciativa privada resalte en los titulares de las noticias.

A la fecha nadie ha podido comprobar que dicho endeudamiento provenga del erario público de los coahuilenses, pero sí hay bastante que decir con respecto al fraude y falsificación de documentos bancarios en donde las instituciones financieras soltaron recursos y gran parte de ello no llegaron a los programas u obras a las que se estaban destinadas sino a los bolsillos de quienes hoy son señalados tantos por autoridades de Coahuila y estadounidenses.

La recién declaración del presidente del Consejo de Administración del Bancomer, no es de sorprender al afirmar que dicha institución no tiene denuncia, ni pretende hacer alguna considerándolo como historia pero no precisamente por dejarlo al olvido sino para ver el futuro. Conveniente declaración puesto que ellos en ningún momento dejan de perder dinero, sino todo lo contrario o acaso alguien conoce algún banco nacional que haya perdido dinero por cantidades de millones de pesos, es decir, nunca la brincan sin guarache.

Se haya cometido errores por falsificación de documentos o no los bancos son instituciones que siempre son un ganar, ganar. Poniendo un ejemplo de lo más sencillo en donde nunca pierden está con los innumerables casos cuando las tarjetas de crédito son robadas o clonadas en donde todos aquellos consumos realizados sin importar quién son obligadas a pagarlas sin importar las situaciones de las que se hayan dado y en caso de no pagar son capaces de embargar hasta los bienes inmuebles o el único patrimonio familiar con el que se cuenta.

Los bancos siempre sacaran provecho de éste tipo de situaciones para entrar en las famosas negociaciones para pagar lo que en realidad no debes sacándole jugo al tuétano hasta no más poder.

Lo mismo sucedió con el endeudamiento de Coahuila en donde el Gobernador, Rubén Moreira Valdez, tuvo que negociar estos créditos que no le correspondían a su administración que a primera vista pudiera ser fácil por no entrar en los detalles de las mismas pero de lo que sí es seguro es que los bancos sacaron partido ante un problema que también las mismas instituciones bancarias de manera directa o indirecta fueron participes de la “Megadeuda” de Coahuila y ahora con una reestructuración de pago evidentemente con una mayor tasa de interés es más que obvio que quienes salieron ganando más fueron los bancos.

Algo que tampoco se podrá negar es que durante la administración pasada muchos funcionarios públicos en sus diferentes departamentos cobraban un porcentaje de comisión por el servicio prestado o contratación para que fueran asignadas  dichas obras. Ante tanta confusión muchos proveedores han aprovechado para facturar hasta más de tres ocasiones mismas obras en donde muchas de las veces presentaron fotografías de las mismas “photoshopeadas” en donde en realidad no existen construcción alguna de puentes o asignación de trabajo a construir.

En la actual administración en ningún momento se ha dejado de hacer obras públicas, y mismas declaraciones del Gobernador Rubén Moreira Valdez ha dicho que las finanzas del Estado son sanas, además de ser el único estado que cuenta con reservas financieras rebasando 900 millones de pesos dinero guardado en los bancos para cualquier contingencia.

Por otro lado, es incongruente que hay funcionarios públicos quienes trabajan en la actual administración que caminan con la estandarte de no pagar porque las finanzas del Estado están en un punto de quebranto, mientras que por otro lado se están sirviendo con la cuchara grande para seguir haciendo de las suyas con la compra de facturas en blanco para poder desviar recursos del erario público para uso personal, pero con una factura de proveedor como justificación. Aunque son pocos los servidores públicos que continúan haciendo este tipo de prácticas que en alguna vez fueron trabajadores de otras administraciones y que en su momento fueron señalados y corridos por tranzas por azares del destino cayeron en la administración nueva perjudicando la imagen y haciéndola de ganón al igual que las instituciones bancarias que aprovecharon la situación para hacer la renegociación. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org

Comentarios con Facebook