MegalópolisVolver a Megalópolis

IMPARTEN TALLERES ANTI BULLYING EN PRIMARIAS DE AZCAPOTZALCO

azc-DSC_0056
Participan 345 niños de primero a sexto año

¡Ya basta, te voy a denunciar! fue una de las frases que 345 niños de la Primaria Emiliano Zapata aprendieron a decir cuando son víctimas de violencia, como parte de los talleres anti bullying del Programa de Atención Integral a Escuelas de la Delegación Azcapotzalco que se aplica en 35 planteles de educación básica.

Según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), a nivel escolar 4 de cada 10 alumnos de seis a 12 años, han sufrido agresión física por parte de un compañero, por lo que estos talleres se imparten con el objetivo de informar y prevenir a alumnos, maestros y padres de familia sobre el maltrato físico, verbal y psicológico generado entre los estudiantes.

“Estas pláticas van dirigidas a los alumnos pero también a maestros y papás, porque brindan estrategias y herramientas necesarias para abordar casos poco atendidos, como el ciber bullying en redes sociales”, explicó el Jefe Delegacional Sergio Palacios Trejo.

El titular de Azcapotzalco señaló que el taller preventivo informa sobre los tipos de bullying que existen, las causas, las consecuencias, cómo debe actuar un niño que es acosado, las características del agresor y cómo prevenir dicho problema social a través del diálogo y la denuncia.

El taller anti bullying en la Primaria Emiliano Zapata, colonia Del Gas, permite que 345 estudiantes asimilen las agresiones de tipo verbal, física, sicológica, sexual y cibernética. La violencia se manifiesta con actitudes de discriminación, intimidación, amenaza, malos tratos físicos o sicológicos, humillaciones en público o en privado, rechazo social, chantaje, insultos, apodos, victimización y hostigamiento.

Algunos síntomas producto de este fenómeno se manifiestan en los alumnos con cambios bruscos en los hábitos alimenticios, en el estado de ánimo, depresión, enojo o angustia, debido a esto los alumnos buscan pretextos para no ir a la escuela.

El instructor Esteban García aconsejó que una de las estrategias para evitar actos violentos es que cuando el maestro salga del salón deje a un encargado del grupo, quien será el responsable de anotar todo lo acontecido y entregar un reporte al profesor a su regreso.

“La violencia entre los estudiantes en ocasiones sólo es un reflejo de los conflictos existentes en el seno familiar, por lo cual el tratamiento debe ser integral cuando se detecta y es muy útil que los papás participen”, agregó.

Comentarios con Facebook