Banco Mundial destaca espectativas de vida en América Latina

Banco-Mundial-BM.

Washington, 16 dic (PL) Costa Rica y Chile encabezan los países con mayor esperanza de vida de América Latina con 79 años, seguidos de Cuba y Panamá con una expectativa de 78,9 y 77 años, respectivamente, indicó hoy el Banco Mundial (BM).

A continuación aparecen Uruguay y México, con poco más de 76, Argentina y Ecuador con más de 75, y Perú y Venezuela con 74, los que en su conjunto completan las 10 naciones latinoamericanas donde más vive la gente.

Un reciente informe del BM resaltó que Brasil no figura en la lista, a pesar de ser una de las principales economías de la región, al registrar una esperanza de vida de 73,3 años.

Cálculos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) consideraron que el gigante suramericano puede superar en ese indicador a Argentina en 2050, pero sin llegar al de Chile.

Las estimaciones de la ONU también indican que en las recientes décadas varios países muestran un gran avance en este aspecto, a diferencia de otros que se estancaron.

El reciente documento del Banco Mundial precisó que este fenómeno debe preocupar y ocupar a los responsables de políticas públicas, porque el crecimiento económico será más arduo en países con grandes poblaciones de adultos mayores de 60 años de edad.

Apuntó que debe tenerse en cuenta, además, que será más difícil satisfacer la demanda de servicios, de salud y jubilación, por ejemplo, en sociedades como las latinoamericanas de bajo y mediano ingreso.

En tal sentido, señaló la necesidad de construir y consolidar instituciones económicas y sociales para asegurar los ingresos, asistencia médica adecuada y otras necesidades asociadas con el envejecimiento.

El informe consideró que entre los retos para América Latina en esa materia están mejorar sus tasas de graduados en la escuela secundaria y el empleo para los jóvenes, cuyas deficiencias contribuyen al limbo de los ninis, los que no estudian ni trabajan y que ya suman más de 30 millones.

No obstante, apuntó, en la región los cambios demográficos no ocurrirán de inmediato, ya que al menos pasará una generación antes de que empiece el predominio de las personas ancianas, lo cual ofrece una oportunidad para realizar ajustes.

Para el BM lo que toca ahora es aprovechar el llamado bono demográfico, o sea la ventaja poblacional de una gran mayoría de latinoamericanos -65 por ciento de la población- en edad de trabajar, ahorrar e invertir.

Sobre esa base dicho organismo aconsejó invertir en el capital humano y en las instituciones que aseguren una mejor calidad de vida para todos cuando haya menos gente en edad laboral.

Comentarios con Facebook