LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Exagente de EE.UU. no ha pedido asilo en Brasil, dice cancillería

agente

Brasilia, 17 dic (PL) El exagente estadounidense Edward Snowden que reveló un esquema de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, siglas en inglés) contra Brasil y otras naciones no pidió asilo político a este país, informó hoy la cancillería.

En su campaña lanzada a través de internet y en la denominada “carta abierta al pueblo brasileño”, publicada por el diario Folha de Sao Paulo, Snowden expone argumentos de apoyo a la concesión de asilo, pero no formaliza petición alguna, afirmó el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Brasilia entiende que el asilo es un derecho humanitario de gran seriedad y se otorga a las víctimas de la persecución política y no debe ser utilizado como una herramienta para el intercambio de información, destacó el organismo, citado por la agencia pública de comunicación Brasil.

La Cancillería espera asimismo que se formalice dicha solicitud ante las autoridades, que la evaluarán de acuerdo con la evidencia disponible, señaló.

Este pronunciamiento se registró después que el diario Folha de Sao Paulo publicara una nota en la cual Snowden ofreció ayuda para investigar el espionaje de la NSA a ciudadanos brasileños, entre ellos la presidenta Dilma Rousseff a cambio de recibir refugio legal en este país suramericano.

En la misiva abierta el exagente muestra la disposición de colaborar con el pedido de ayuda de senadores de esta nación, que investigan las intercepciones de correos electrónicos y llamadas telefónicas de Rousseff, sus asesores y la empresa Petrobras.

Pero, indicó que mientras permanezca en las condiciones actuales en Rusia, con asilo temporal, Washington seguirá con su interferencia en su capacidad de hablar.

Esta semana, Snowden también envió una carta a la senadora brasileña Vanessa Grazziotin, al frente de la Comisión Parlamentaria de Investigación de Espionaje, en la cual reiteró su voluntad de cooperar si hay opciones legales para su persona.

Las delaciones de interceptación de correos electrónicos y llamadas telefónicas de altos funcionarios de gobiernos, empresas y ciudadanos de varias naciones generaron gran malestar internacional y dañaron la imagen de Estados Unidos.

La mandataria de Brasil, una de las tantas afectadas por estas actividades ilícitas, denunció el caso, demandó explicaciones concretas de Estados Unidos y canceló una visita oficial a aquel país tras no recibir respuestas a sus reclamos.

Una propuesta de Rousseff de crear un marco civil global que regule las actividades de internet y garantice los derechos individuales de los ciudadanos fue lanzada en las Naciones Unidas y recibió apoyo de varias naciones.

Comentarios con Facebook