RELIGIOSAS E INCUMPLIDAS

guillermo robles
Por Guillermo Robles Ramírez

Las crisis despierta  la imaginación y las cosas que se hacen bajo el sello de la crisis, se vuelven costumbre, con los años luego pasan a ser tradiciones, y finalmente se arraigan como parte de la cultura popular.

En este camino van actividades económicas como la piratería y el contrabando, que empezaron como una necesidad en medio de la carencia económica, que ahora son parte de la forma de vivir de los mexicanos y que emplean a decenas de miles de personas en todo el país.

Pero también existen otros redituables negocios que van paralelamente a una actividad económica muy lucrativa que camina con la camiseta de recaudación con buenas intenciones, pero detrás de ello existe una nueva manera de vivir a costa de nuestros hijos que en un principio van encausados para el bien y mejoramiento de la calidad educativa de los chiquitines.

Respaldados por las instituciones educativas, las asociaciones de padres de familia que las integran un grupo de personas de manera informal y sin estar legalmente constituida organizan siempre alguna actividad como una kermes, Posada, Día dela Madreo cualquier cosa que se les ocurra para poder vender boletos y todo con el fin de recaudar fondos para pintar una pared, la compra de pizarrones, reponer pupitres dañados, terminar alguna cancha deportiva y no falta el techo de un auditorio o en su defecto su misma construcción.

Esos sorteos que tienen la misma dinámica de los juegos denominados  “rifas entre amigos”, que siempre juegan a la par de los resultados dela Lotería Nacional, cada vez se han convertido en un negocio suculento para las sociedades de padres de familias que utilizan a los alumnos como punto de venta en donde se les entrega de siete a diez boletos para vender, terminándolos de pagar los papás cada vez se convierten en un modo de engañar a la gente al no querer cumplir la entrega del premio ganador sobre todo cuando se trata de vehículo último modelo saliendo siempre con cuentos chinos resultando inverosímil las historias injustificables. Existen desde los boletos de números que no se vendieron motivo por el cual no se entrega el premio, hasta las historias que no se lograron acomodar todos los boletos motivo por el cual no se compró el carro repitiendo nuevamente el sorteo con el próximo número ganador dela Lotería Nacional.

Sin importar la institución educativa ya sea de gobierno o privada como sucedió  recientemente con el ColegioLa Pazde la ciudad de Saltillo, en donde el ganador del primer premio de un coche 2013 al reclamar el vehículo, pues tiene en su poder el boleto con el número premiado, le fue negado con la excusa de que no se había pagado, sin embargo, esa persona cuenta con el boleto en mano. A pesar de ser una escuela privada de religiosas que en teoría deberían de caminar bajo la enmienda de la honestidad como valor religioso dejaron muy fija su postura. Otro caso sucedió lo mismo con la institución educativa de gobiernola Escuela FedericoBerrueto  Ramón, de la misma ciudad capital coahuilense,  en donde casualmente el boleto ganador no fue vendido por nadie después de haber jugado dos veces el mismo sorteo porque la primera vez no se había logrado la venta del mínimo para la compra del carro.

Ambas situaciones en ningún momento se tuvo el vehículo a la vista para dar constancia de que no se trata de algún fraude  y que efectivamente se había comprado el carro como sucede en las rifas o sorteos bien intencionados.

Así como éstos dos casos, cuántos otros más existirán y que no son denunciados haciendo cada vez de ello un negocio ilícito que bajo el sello de la crisis se convierte en costumbre.

En el caso de instituciones de educación básica del sector oficial, existe una organización supuestamente “vigilante” y “pendiente” para actuar conforme la ley en todas las irregularidades que se cometan y que dejan mucho de que hablar de las sociedades de padres de familia y se trata dela Asociación Estatalde Sociedades de Padres de Familia de Coahuila.

Esta dizque asociación estatal, además de parapeto no ha servido, ni sirve y además tampoco servirá en el futuro porque desde su creación se convirtió en un elefante blanco que bajo los auspicios y protección de las autoridades se ha convertido en el protector número uno de todos los abusos, fraudes y tropelías que comete la gran mayoría de las sociedades de padres de familia.

A su eterno Presidente, el doctor Héctor Mario Zapata dela Garza, los fraudes y desvíos de dineros de las mencionadas sociedades de padres de familia, no le interesan y permanentemente ha demostrado una apatía e indiferencia que quiérase o no, lo convierten en cómplice de estos abusos, porque no puede calificarse de otra manera cuando se tiene una representación al frente de un organismo y se hacen pasalones, siendo lo peor, de oídos sordos y ojos ciegos.   (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org

Comentarios con Facebook