La energética es también una reforma de fuentes renovables: Erick Marte Rivera

Erick Marte Rivera PAN
Se impulsa la creación de un Instituto Nacional para desarrollar este tipo de energías

De acuerdo con el diputado Erick Marte Rivera Villanueva (PAN), presidente de la Comisión Especial de Energías Renovables, la energética no es solamente una reforma del petróleo o los hidrocarburos, sino también de otras fuentes alternativas, como las renovables y limpias.

Esta enmienda, sostiene, “debe transformar el desarrollo económico y sustentable del país. En este sentido, fortalecer las energías renovables también es combatir la pobreza, la desigualdad y la falta de oportunidades”.

Por tales razones, el legislador hidalguense promueve una iniciativa para crear el Instituto Nacional para el Desarrollo de Energías Renovables, órgano desconcentrado de la Secretaría de Energía (Sener) que impulsaría políticas, programas, acciones y proyectos para aprovechar estas fuentes, así como otras tecnologías limpias empleadas en México.

Esto se lograría con cambios a la Ley para el Aprovechamiento de Energías Renovables y Financiamiento de la Transición Energética, para incluir la creación del instituto, sus facultades y organización, detalla el legislador.

Rivera Villanueva subraya la necesidad de aprovechar el potencial energético del viento, el sol, el agua y el calor del país. La Reforma Energética, aseguró, abre una gran oportunidad para dar sustento a la suma de esfuerzos que hagan posible incrementar la participación y promoción de tecnologías limpias de generación eléctrica.

“También deben impulsarse los mecanismos legales y administrativos que permitan alcanzar y superar la meta establecida en la Estrategia Nacional de Energía 2013-2027 para que el 35% de la energía eléctrica se genere a partir de recursos renovables”.

Este Instituto Nacional, estima, respondería a las demandas de consolidar las directrices y decisiones sobre fuentes renovables que se toman en varias instancias (Sener, Comisión Reguladora de Energía, Instituto Nacional para el Uso Eficiente de la Energía, entre otras) y poder potencializar en un órgano administrativo las políticas sectoriales.

Entre sus retos estaría articular, concentrar y ejecutar los programas y proyectos sobre el aprovechamiento de las renovables; diversificar las fuentes de generación, y plantear alternativas de solución y aplicación de tecnologías para el uso de energías no convencionales.

También promovería la investigación tecnológica, creando herramientas que generen las condiciones económicas que faciliten el desarrollo de las energías renovables en los estados del país.

El panista sostiene que varias entidades federativas han llevado a cabo esfuerzos para fomentar y promocionar el uso de este tipo de energías.

Campeche, por ejemplo, está a la vanguardia en el país, ya que ahorra hasta un 40% en gasto de energía gracias a la instalación de paneles solares y células fotovoltaicas Interconectadas al Sistema Eléctrico Nacional.

En Chihuahua se cuenta con recursos en energía solar por encima de la media nacional (5KWh/m2), además de un gran potencial en energía eólica, hidrológica, de biomasa y térmica a lo largo de su territorio, factores que se contemplan en el Plan de Desarrollo Estatal.

Por otro lado, en el estado de Nuevo León se ubica un relleno sanitario (en el municipio de Salinas Victoria), el cual es el primer proyecto de aprovechamiento de energías renovables generador de electricidad en América Latina, donde se desgasifican 130 hectáreas de basura, equivalentes a un total de 18 millones de toneladas de desperdicio, lo cual genera 120 mil MW al año.

A su vez, Chiapas es la entidad con el mayor número de presas, siete en total, con una alta producción de energía eléctrica: más de mil MW, el 43 % del total de la producción hidroeléctrica del país.

En Baja California, la Comisión Estatal de Energía planteó y desarrolló un proyecto basado en cogeneración de energía eólica, para cubrir la demanda, en la temporada de calor, de la población en pobreza extrema. El parque eólico cuenta con cinco turbinas con capacidad de producción de 2 mega watts cada una.

Asimismo, precisa el diputado, existen proyectos similares en Aguascalientes, Baja California Sur, Colima, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Morelos, Nayarit, Tamaulipas y Yucatán.

Pese a su impulso y desarrollo, las energías renovables no han podido ser aprovechadas al máximo, “en gran medida por la desarticulación en las políticas públicas implementadas a nivel nacional y regional”, advierte.

“No existe un órgano que concentre y ejecute la directrices y las políticas en materia de energías renovables; se encuentran diversificadas en varias autoridades”, añade el diputado federal.

El Instituto Nacional para el Desarrollo de las Energías Renovables concentraría exclusivamente las facultades en esta materia que hoy tiene la Sener, y dictaría la política de energías renovables, con la opinión de las demás autoridades, creando así un sistema vertical y horizontalmente proporcionado para articular las estrategias al respecto.

Rivera Villanueva destaca que al inicio de la década de los ochenta comenzaron a emerger las evidencias de un aumento en las concentraciones de gases que, a su vez, provocan el efecto invernadero en la atmósfera del planeta, las cuales son atribuidas a la quema de combustibles fósiles.

“Es por ello que tenemos una responsabilidad y obligación con las generaciones presentes y futuras, en entregar un mundo mejor al que hemos recibido, a fin de que nuestros hijos y nuestros nietos tengan mejores oportunidades”, concluye.

 

Comentarios con Facebook