LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

FARC-EP y ELN reafirman su deseo en caminar hacia la paz

farc

Bogotá, 23 dic (PL) Las guerrillas colombianas de las FARC-EP y el ELN reafirmaron hoy su “ferviente deseo por un fin de año pletórico en caminos de paz” y ratificaron que si alguien quiere en el país esa paz es precisamente la insurgencia.

En un comunicado conjunto firmados por los máximos líderes de esas fuerzas insurgentes, Timoleón Jiménez y Nicolás Rodríguez, respectivamente, apuntaron que un proceso de paz es exitoso si cuenta con la participación activa de toda la sociedad, o al menos de sus grandes mayorías.

La paz significa justicia, equidad social y democracia. Los guerrilleros colombianos tenemos plena disposición a asumir los retos que nos exige una paz así, subrayaron.

Asimismo resaltaron que corresponde a la sociedad en su conjunto, realizar el más grande esfuerzo para lograr que se atienda y concrete el llamado de diversas organizaciones y personalidades nacionales e internacionales, a acordar un cese bilateral del fuego y las hostilidades.

“La población colombiana que vive en medio del conflicto así lo requiere, y ello sería la mejor demostración de que en verdad las partes enfrentadas estamos por la paz”, expresaron.

En su misiva las FARC-EP y el ELN destacaron que “nunca como hoy ha sido tan inmenso el clamor de millones de mujeres y hombres de Colombia, desde los más diversos sectores, por una paz auténtica”.

El camino correcto, dijeron, es el de la paz, la reconciliación cimentada en la justicia social, capaz de superar las causas que originaron el terrible conflicto que consume hoy a Colombia.

En otro comunicado conjunto dirigido a sus militantes ambas guerrillas destacaron que los diálogos de paz -concebidos como una gran apertura para que las guerrillas amplíen los espacios para hacer política, se acerquen más a la población y continúen conquistando el corazón de la gente colombiana-, pueden convertirse en el más poderoso factor de agitación y organización popular.

Por eso, añadieron, “las dos fuerzas estamos trabajando de lleno por concretar los diálogos de paz, lo cual no resulta fácil frente a un gobierno profundamente reaccionario, neoliberal, comprometido hasta el tuétano con los intereses de las transnacionales y el imperialismo norteamericano, militarista, guerrerista y oligárquico”.

“Un gobierno que tras su discurso público de paz lo único que ambiciona es la rendición de la insurgencia, su sometimiento, para quitar definitivamente ese obstáculo a la hegemonía del gran capital y el latifundio”, agregaron.

Las dos fuerzas insurgentes manifestaron su compromiso por empeñar sus energías por separado, trabajando arduamente con sus bases, animados por la voluntad de acumular la mayor cantidad de energías populares.

La movilización de nuestro pueblo juega el papel fundamental en el camino a construir la Nueva Colombia que soñamos, y es por ello que materializar la mayor convergencia posible de masas resulta una necesidad vital, enfatizaron.

Comentarios con Facebook