Juez de Nueva York declara “legal” programa de espionaje telefónico de EEUU

James Clapper

Un juez federal de Nueva York declaró este viernes “legal” al programa de recolección de datos telefónicos de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA, por siglas en inglés), defendiendo su necesidad para combatir el terrorismo.

“El programa de recolección de información telefónica de la NSA es legal”, señaló el juez William Pauley en su fallo, que tiene lugar diez días después de que otro magistrado indicase que las actividades de espionaje del gobierno estadounidense eran probablemente inconstitucionales.

“No hay evidencia de que el gobierno haya utilizado la información telefónica recolectada con un propósito diferente del de investigar y frenar ataques terroristas”, agrega el magistrado al justificar su decisión.

El fallo de Pauley rechaza así un pedido formulado en junio pasado por la querellante Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, según sus siglás en inglés) para frenar el programa de la NSA.

En su argumentación el magistrado recordó los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington que dejaron unos 3.000 muertos.

“La tecnología permitió a Al Qaida operar de manera descentralizada y planear a distancia ataques terroristas internacionales”, escribió.

“La recolección (de datos) es amplia, pero el alcance de las investigaciones de contraterrorismo no tiene precedentes. Las investigaciones sobre seguridad nacional son fundamentalmente diferentes de las investigaciones criminales. Son a futuro -centradas en prevenir ataques-, opuestas a la investigación retrospectiva de crímenes”, explicó.

El fallo emitido el viernes en Nueva York contrasta con otro dado a conocer el pasado 16 de diciembre en Washington, donde el juez Richard Leon estimó que las escuchas a ciudadanos privados quebrantan su privacidad en un grado probablemente inconstitucional.

Una cuestión que podría terminar en la Corte Suprema

Un vocero del Departamento de Justicia estadounidense dijo que el gobierno estaba “complacido” con la sentencia a favor del programa de la NSA, revelado por el exanalista de inteligencia estadounidense Edward Snowden y que incluyó el espionaje de millones de llamadas telefónicas y correos electrónicos en Estados Unidos y el exterior.

De su lado la ACLU afirmó que apelaría la decisión, a la que acusó de “subestimar las implicaciones privadas de la vigilancia del gobierno” y “usar incorrectamente” cierta jurisprudencia para dejar de lado “protecciones constitucionales centrales”, según su vicedirector de asuntos legales Jameel Jaffer.

Para los expertos, hay muchas posibilidades de que la cuestión termine resolviéndose en la Corte Suprema estadounidense.

“La decisión de hoy no reconoce los significantes riesgos para las salvaguardas constitucionales de la libertad y la privacidad planteadas por las operaciones de recolección de datos y análisis del gobierno. Claramente esta cuestión se resolverá en apelación, posiblemente incluso ante la Corte Suprema”, dijo a la AFP Jonathan Hafetz, profesor de Derecho de la Universidad de Seton Hall.

En la misma sintonía, Steve Vladeck, profesor de Derecho de la American University de Washington DC, sostuvo que como los fallos de Pauley y Leon no son aceptados por la parte derrotada en cada caso, la “Corte Suprema tendrían entonces la última palabra”.

La divulgación a mediados de año en la prensa internacional de las actividades de la NSA provocó a Estados Unidos roces diplomáticos con varios de sus aliados, entre ellos Alemania, Israel y Brasil, además de duras reacciones en el país de parte de organizaciones de defensa de las libertades civiles.

La semana pasada, un panel de expertos comisionados por la Casa Blanca recomendó reducir el poder de la NSA, advirtiendo que su espionaje masivo ha ido demasiado lejos.

El presidente estadounidense Barack Obama lamentó los “daños innecesarios” que causaron las revelaciones de Snowden, asilado de manera temporal en Rusia.

Según responsables de inteligencia, las filtraciones han afectado seriamente las operaciones encubiertas de Estados Unidos contra grupos terroristas, en momentos en que la red islamista Al Qaida, con un papel preponderante en la guerra siria, aparece más fuerte y peligrosa que nunca de acuerdo con expertos.

Por su parte, seis meses después de la primera revelación a la prensa sobre el programa de la NSA, Edward Snowden afirmó que su “misión ya está cumplida”, porque el público ahora sabe sobre la vigilancia masiva que realiza el gobierno de Estados Unidos.

Comentarios con Facebook