Más de 120 mil desplazados por violencia en Sudán del Sur

NYHQ2012-1608

Naciones Unidas, 27 dic (PL) La escalada de violencia de las últimas dos semanas en Sudán del Sur ha dejado 121 mil desplazados, la mitad de ellos concentrados en bases de la Misión de Naciones Unidas en ese país (Unmiss), informó hoy la Organización.

Según la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), urge el suministro de alimentos, agua potable y servicios de sanidad para esas personas, quienes dejaron sus hogares tras el estallido de combates en la capital Juba el 15 de diciembre, los cuales se han diseminado por la nación africana.

La OCHA estimó recientemente que se necesitan 166 millones de dólares para garantizar hasta marzo la asistencia a los desplazados por la violencia en Sudán del Sur, donde el presidente, Salva Kiir, acusa al exvicepresidente Riek Machar -separado de su cargo hace cinco meses- de liderar una intentona golpista.

Sin embargo, la jefa de la Unmiss y representante especial para Sudán del Sur, Hilde Johnson, estimó la víspera que en el terreno hacen falta mil millones de dólares para atender la situación humanitaria en el joven país, que obtuvo su independencia de Sudán en 2011, convirtiéndose en el miembro 193 de la ONU.

Johsnon, consideró creíble la cifra de más de mil muertos en el conflicto, aunque advirtió que por la complejidad de la situación “es difícil hablar de datos exactos”.

Más temprano, líderes de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo de África Oriental manifestaron su respaldo a Kiir en una reunión en Nairobi, Kenya, y dejaron claro que no aceptarán su derrocamiento.

El grupo integrado por Djibouti, Etiopia, Somalia, Kenya, Sudán, Uganda, Eritrea y el propio Sudán del Sur llamó a la salida pacífica de la crisis, en sintonía con las reiteradas convocatorias de Naciones Unidas de detener las hostilidades.

Este jueves, la jefa de la Unmiss informó desde Juba a periodistas acreditados en ONU, a través de una videoconferencia, que el fin de semana se espera la llegada de los primeros refuerzos en personal y equipos, aprobados por el Consejo de Seguridad para garantizar el mandato de la Misión de proteger a civiles.

Según una resolución del Consejo adoptada el martes último, la fuerza de paz creada en 2011 puede llegar a un límite de 13 mil 823 uniformados, lo cual implica cinco mil 500 militares y 440 policías adicionales a los actualmente desplegados.

Ante una pregunta de Prensa Latina, Johnson explicó que no hay indicios de alto el fuego en la crisis, pero destacó los esfuerzos regionales y de Naciones Unidas para promover el diálogo entre Kiir y sus opositores.

Comentarios con Facebook