LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Presidenta de Brasil pide esfuerzos para salvar vidas en Minas Gerais

rio-de-janeiro-sergio-1

Sao Paulo, 27 dic (PL) La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, abogó hoy por aunar esfuerzos entre el Gobierno y las autoridades de los estados para salvar vidas en los territorios del sureste del país, afectados por intensas lluvias e inundaciones.

Tras sobrevolar varias zonas del municipio de Gobernador Valadares, del estado de Minas Gerais, Rousseff se mostró impresionada por la magnitud del desastre causado por la crecida del río Doce y las amplias áreas anegadas, así como por los deslizamientos de tierra.

“Observo una gran alianza entre nosotros y un espíritu de colaboración que debe imperar en estas horas. En estos momentos nos olvidamos de que tenemos diferencias políticas, o que somos de diferentes partidos”, subrayó al referirse al gobernador de Minas, Antonio Anastasia, del opositor Partido de la Social Democracia (PSDB).

La mandataria se pronunció por actuar como un solo ente para salvar vidas, pues aclaró que tanto ella como Anastasia fueron elegidos por el pueblo.

Puntualizó que las más de 10 mil personas damnificadas recibirán una asistencia rápida y reiteró que la prioridad es evitar nuevas muertes.

No podemos prevenir los desastres naturales, como la lluvia, pero estamos convencidos de la necesidad de trabajar para evitar nuevas catástrofes, aseveró en encuentro con autoridades estaduales municipales y varios ministros.

La jefa de Estado recordó que el gobierno federal puso en 2012 a disposición de los alcaldes y gobernadores una tarjera electrónica de la Defensa Civil para en casos de emergencias como este se utilicen fondos con miras a enfrentar estas adversidades climáticas.

Según los pronósticos meteorológicos, las lluvias continuarán en el sureste del país, lo por cual la gobernante ordenó reforzar las labores de la Defensa Civil, con el propósito de trasladar a las personas que residen a zonas riesgos para áreas seguras.

Las autoridades estaduales confirmaron la muerte hasta la fecha de 18 ciudadanos y más de 60 heridos en ese territorio, debido a que sus viviendas quedaron sepultadas por corrimientos de tierra.

Hay que proteger a la población y cuando las precipitaciones acaben, iniciar la reconstrucción, aseveró al mostrar especial preocupación por la anegación casi completa de la ciudad de Virgolandia, de unos seis mil habitantes.

En un recorrido realizado el martes último por municipios del estado de Espíritu Santo, Rousseff pidió a tropas del Ejército y de la Fuerza Nacional de Seguridad apoyar en las labores de rescate y en la distribución de ayuda.

Un parte informativo de la Defensa Civil de ese territorio señala que la cifra de fallecidos en Espíritu Santo asciende a 23 y no a 27 como informaron la víspera.

Comentarios con Facebook