LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Baile del Mono preserva tradiciones en oriente venezolano

mono

Caracas, 28 dic (PL) La ciudad de Caicaira de Maturín, en el noreste del estado Monagas, acoge hoy a miles de visitantes atrapados por uno de los ritos folclórico más popular en el oriente venezolano, el Baile del Mono.

Cada 28 de diciembre miles de venezolanos y personas de otras latitudes se suman a la danza ritual identificada como una exaltación a la naturaleza.

Para la profesora Argelia Cardiel, directora del colectivo teatral Éxodo, patrimonio cultural de teatro y de danza de Monagas, el baile se identifica con la libertad del hombre.

Correo del Orinoco reproduce declaraciones de Cardiel quien refirió que la danza es de “origen indígena, en la que lo sagrado y lo pagano toman las plazas y las calles adyacentes al monódromo para satisfacer el espíritu de forma colectiva”.

“Nos sumergimos en un éxtasis libre de toda tensión y represión”, dijo.

La celebración de este baile está antecedida de meses de preparación; ensayos, entrenamientos de sus bailadores, e incluso de crear las condiciones para asegurar la tranquilidad durante el baile, enmarcado en las festividades decembrinas.

El imaginario popular atribuye esta ceremonia a comunidades indígenas Chaima, de las aldeas Caribe quienes la realizaban para pedir a los dioses buenas cosechas, y que luego fue trasmitidas a futuras generaciones.

“Allá viene el mono, viene desde Punta de Mata, lo vienen bailando todos en una pata” es el estribillo que cantan y cuya pegajosa tonada hace que se muevan los bailadores, con rostros pintados con hollín o tempera, por las calles principales de la ciudad tras un personaje ataviado con un traje de mono.

Detrás de ese ritual va el pueblo también bailando formados en filas y tomados por la cintura.

El Mono va dirigiendo los movimientos provocados por el son del cuatro, las maracas, el furruco y la tambora, y a su paso va azuzando levemente con un cinto a quien no acompañe el ritual, lo cual aviva la alegría.

Con los años la tradición adquiere otros matices y hoy día, por ejemplo, lo jóvenes suelen usar camisas de diferentes colores, con estampas e imágenes del mono, identificativas de la ciudad, región, estado e incluso nación de procedencia, con la salvedad de ser usada en sucesivas celebraciones.

Comentarios con Facebook