Desafío, columna de Rafael Loret de Mola

RAFA LORET
*Corruptos y Peores*Hipocresías Falaces *El Séptimo Pasajero

*Corruptos y Peores

*Hipocresías Falaces

*El Séptimo Pasajero

En “Despeñadero” me ocupé de reunir a los diez peores mexicanos de acuerdo al criterio, previa consulta –soy partidario de la verdadera democracia-, de un centenar de amigos y colegas. Al final de cuentas, eliminando nombres –llegamos a sumar treinta y siete- me quedé con diez apartados y catorce nombres porque a los ex presidentes predadores –todos los que están con vida- debí apretarlos en dos espacios distintos, uno para los de la derecha y otro para los de la izquierda; además, en un sol renglón escribí sobre Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, considerando que, por igual, hasta hace unos meses insisto, convocaban a un número similar de malquerientes e incondicionales. Concedo que, en este último caso, las variantes han sido muy significativas sobre todo después de las reformas inconstitucionales –esto es por ajenas al ejercicio pleno de la “soberanía popular”, vigente en al artículo 39 de la Constitución General de la República, y no en la voluntad omnímoda del mal llamado “primer mandatario” en funciones de mandante-, que elevaron la crispación general.

Nada peor para una democracia que observar cómo sus instituciones marchan en sentido contrario a los propósitos de la colectividad. Nada más angustiante que se pierda la interrelación entre la sociedad y su gobierno generando con ello una tendencia anarquizante que puede desembocar, sin remedio, en la subversión como ya está sucediendo como ayer mismo subrayamos: ya comienzan las amenazas terroristas contra las empresas del exterior que se instalen en México a partir de los “contratos”, no concesiones para que nadie ose hablar de la privatización, derivados del entreguismo de PEMEX y del régimen peñista. En unos cuantos meses retornamos al amargo escenario de 2006 cuando el fraude electoral elevó el tono de las voces y anuló la gestión de felipe calderón de principio a fin. Hoy, observamos los lamentables resultados con una administración priísta que parece la más panista de las tres últimas.

Es vergonzoso que se anule la posibilidad de las consultas populares mientras se aprueba la reelección directa de los legisladores, misma que será aprovechada por quienes son designados directamente por sus partidos en busca de las posiciones plurinominales para evitar con ello dar la cara en las campañas proselitistas. Esto es: pierden el contexto original de la Carta Magna en donde se asienta que los diputados son representantes del pueblo, y no de sus institutos políticos; mientras los senadores se significan por ser depositarios del pacto federal y, con ello, garantes de sus respectivas entidades, un concepto perdido a medias con la incorporación, igualmente, de los escaños plurinominales sin más sentido que ampliar las coberturas partidistas y asegurar supuestos –y falsos- liderazgos entre quienes figuran en listas y no son electos de manera directa y unipersonal. Con tales deformaciones el espíritu del Constituyente hace tiempo voló para no regresar a los escenarios actuales, perdida cualquier posibilidad de interpretar los preceptos tratando de hacer coincidir el alma de los dogmas con la materialización de las conveniencias circunstanciales.

Tendremos, por tanto, verdaderos cacicazgos legislativos –no parlamentarios, un modelo hacia el cual deberíamos girar de ganarle la partida a los usos sectarios o facciosos; una utopía-, a trueque de que sea considerada caduco el término de “soberanía popular” y al de la democracia misma considerada el gobierno del y para el pueblo. Si se mencionan estos principios, en los corrillos políticos de hoy, se tomara con sorna y sarcasmo, como si estuviéramos fuera de lugar. Es decir, los ordenamientos superiores ya resultan políticamente incorrectos. A este punto nos ha arrojado la flagrante demagogia de nuestros días de las manos de funcionarios cuya única cualidad es, precisamente, “interpretar” las leyes a conveniencia de la clase gobernante.

Hasta los viejos priístas, no amafiados, sienten vergüenza; no así aquellos que ya calculan cómo se beneficiarán con los abrazos económicos de los grandes consorcios multinacionales. Mucho menos cuanto negocian posiciones a cambio de asegurarse las espaldas y beber de la infamia de la sobrevaluada postración de los lacayos que se estrenan cada sexenio con “nuevas” modalidades que, en el fondo, son las mismas de siempre. Y no son pocos quienes cuentan con la antigua cultura posrevolucionaria –otra denominación en estado de vejez decrépita- y no entienden cómo pueden cambiar los conceptos, las ideas y las posturas de un día para otro como si hubiera actuado, por la noche, el célebre enano de Uxmal para edificar, sobre los antiguos cimientos podridos por la corrupción y la mansedumbre del colectivo, otra estructura política ajena a la de los años precedentes. No hay manera de encontrar ni el más remoto signo de congruencia.

Pues tal ocurrió en el transcurso de este año terrible y por esto el señor peña nieto –cuyo apellido ahora escribo con minúsculas también-, ha sido designado, en Florida y por los dueños de los grandes corporativos, el “líder latinoamericano del año”. ¿Qué es entonces el liderazgo?¿Aglutinar a los poderosos quienes son beneficiarios de las acciones gubernamentales y están listos a hincarle el diente a la producción petrolera con cálculos de ganancias entre 15 mil y veinte mil millones de dólares al año? Es otro concepto, desde luego; el original solía describir a los personajes capaces de reunir en torno suyo a cuantos son dirigidos por él gracias a su propia credibilidad y la confianzas que se le otorga entre las masas, pobres y ricos, civiles y militares, laicos y religiosos. Un líder, como el que hace mucho tiempo no se observa en México, es quien convoca y convence; escucha y encamina; mantiene su fe y se sostiene con la del pueblo. Esto es: aquel cuya popularidad no decae so pretexto de ser eficiente y escudarse momentáneamente en el blindaje militar… como calderón, el predecesor despreciable, y peña, su continuador.

Eso sí: debe reconocerse al actual mandatario que, cuando menos, se atrevió a dar los pasos y no se salió por las tangentes del paso del tiempo para evadir cualquier controversia como hicieron los fox, ella y él naturalmente, y calderón desde luego. ¿No son todos éstos los peores, al lado de carlos salinas y ernesto zedillo, próceres del neoliberalismo empobrecedor?

El hecho es que, en “Despeñadero”, coincidimos casi en su totalidad con la lista de los mexicanos más corruptos de acuerdo al inefable semanario Forbes que incluyó en primer sitio a la encarcelada Elba Esther Gordillo Morales, al execrable Carlos Romero Deschamps –quien, cuando menos, eludió hablar sobre su postura frente a la degradación de PEMEX del que han vivido sus agremiados-, y a Raúl Salinas de Gortari –y no a su hermano carlos, el verdadero culpable; qué bien me siento de haber alzado la voz hace algunos domingos para expulsar del conglomerado de la Plaza México al tal Raúl quien es, nada menos, compañero actual de ¡Purificación Carpinteyro Calderón, a quien enamoró, sin  éxito alguno, felipe calderón hasta impulsarla a la subsecretaría de Comunicaciones en donde riñó con Luis Téllez Kuenzler, el verdadero autor de la iniciativa de reforma energética! ¿Quién me discute que no existe la aristocracia mexicana calando en todos los partidos, incluyendo los de una izquierda notoriamente afectada por su incongruencia? Porque Purificación es ahora, además, ¡diputada por el PRD luego de haber sido panista de cepa e integrante del gobierno de más ultraderecha que se ha dado desde los tiempos del “chacal” Victoriano Huerta Márquez, hace, precisamente, cien años!

Debate

Desde luego, la lista de Forbes sobre los más corruptos no incluye a ninguno de los multimillonarios que integran sus listas de las mayores fortunas del mundo, omisión que no hice al describir a los “peores” señalando, entre otros, a Germán Larrea Mota-Velasco, el minero asesino y ahora dueño de Ferrocarriles de México al calor de su Grupo México, que enriquece a sus accionistas y explota a sus trabajadores hasta las condiciones del submundo; tampoco mencionan en Forbes al más célebre de los “narcos”, Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, quien ahora aglutina a varios cárteles como era el plan original del calderonismo que no pudo llevar a los hechos el “malogrado” Juan Camilo Mouriño; ni a los militares de la talla del general Enrique Cervantes Aguirre, protector de los cárteles.

Tampoco habla de los políticos pederastas, como Emilio Gamboa –mencionado once veces por los niños y niñas abusados por el monstruo de Cancún, Jean Succar Kuri-, ni de aquellos que negocian posiciones al calor de sus traiciones a su propia conciencia. No menciona, en fin, a ninguno de los ex mandatarios mexicanos imposibles de soslayar en este renglón de altísima corrupción matizada por prestanombres –los Vázquez Raña, Jaime Camil Garza, los Romo y los Garza de Nuevo León, no todos, por supuesto, y un largo etcétera-, y cómplices todavía intocables, como Arturo Montiel Rojas, entre otros, a quienes debe peña nieto su encumbramiento fast-track.

Por eso no me sorprendió leer –“La Jornada, 18 de diciembre de 2013-, las infortunadas declaraciones del priísta Manlio Fabio Beltrones quien traicionó cuanto fue y defendió a lo largo de más de cuatro décadas; el titular reseñaba: “Pese a hipócritas nacionalistas hay reforma”. Y, desde luego, no hay hipocresía mayor a la suya en el tramo final de su larga existencia política. Siento pena ajena.

La Anécdota

Por cierto, el 23 de marzo de 1994, luego de ser golpeado y vejado, Mario Aburto Martínez, a quien se aprehendió en el sitio del magnicidio de Luis Donaldo Colosio, en Lomas Taurinas, Tijuana, fue trasladado en un jet privado a la ciudad de México. Le acompañaron cinco agentes federales y un séptimo pasajero, precisamente Manlio Fabio Beltrones, quien jamás ha negado la especie y sólo se queda mirando a sus interlocutores cuanto tocan el tema. ¿Cuál era la función del entonces gobernador de Sonora en aquel vuelo trascendente para reconstruir la crónica que cambió el perfil histórico del país? Seguramente correrá la misma suerte que la reforma privatizadora: serán desnacionalizados todos aquellos que se atrevan a preguntar.

– – – – – – – – – – – – – – – – –

WEB: www.rafael-loretdemola.mx

E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com

POR DESGRACIA, LOS PEORES NO ESTÁN TAN A LA VISTA COMO PRETENDE EL SEMANARIO FORBES. Y ESTÁN MÁS PERTRECHADOS QUE NUNCA, INTOCABLES AUN CUANDO EL SEÑOR peña nieto MENCIONÓ QUE NO HABRÍA LUGAR PARA ELLOS EN SU ADMINISTRACIÓN. PERO LA LISTA ES LARGA Y, AL PERMANECER, MARCA LAS COMPLICIDADES INMENSAS QUE LLEGAN INTACTAS AL FINAL DE ESTE 2013 Y CON FUERZA ENORME PARA INICIAR EL 2014 EN OLOR A IMPUNIDAD MANIFIESTA. NO ES UN BUEN TIEMPO PARA MÉXICO; PERO DEBE SERLO PARA LOS MEXICANOS SI NO CAEMOS EN LAS TRAMPAS NI NOS QUEDAMOS, COMO TANTOS LO APUESTAN, EN SILENCIO.

Comentarios con Facebook