LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Perú: Líder aprista vinculado a posible golpe de Estado

raul wiener

Lima, 7 ene (PL) Un conocido analista peruana alerta hoy contra la posibilidad de que el presidente Ollanta Humala sea derrocado por un golpe blanco, similar a los registrados en los últimos años en Honduras y Paraguay, en medio de un clima político enrarecido.

El columnista Raúl Wiener, del diario La Primera, cita un comentario del analista conservador Fernando Rospigliosi, en el sentido de que si el expresidente Alan García (1985-90 y 2006-11) fuera inhabilitado electoralmente por el Congreso por corrupción, a raíz de una investigación parlamentaria a punto de terminar, puede haber un golpe.

Según Rospigliosi, si se le aplica la medida, García endurecerá su posición y “recurrirá a todos los medios a su alcance para derribar al gobierno con los mecanismos empleados en América Latina en las últimas dos décadas”, transparente alusión a casos a los golpes judicial en Honduras y parlamentario en Paraguay.

Wiener menciona como elemento de presunta conspiración en marcha las acusaciones de inclinaciones dictatoriales que García y otros dirigentes de su Partido Aprista lanzan contra Humala, atribuyéndole un proyecto continuista a través de su esposa, Nadine Heredia, y a éste las investigaciones a García por posible corrupción.

En ese contexto, el analista recuerda que durante la campaña por los comicios de 2011, un periodista conservador reveló que García le dijo que si Humala ganara la elección, promovería un golpe de Estado, lo que no habría sido necesario por las concesiones del actual presidente a los sectores conservadores.

Sin embargo, el avance de las investigaciones sobre la corrupción bajo el último gobierno de García está dando resultados tan abrumadores que este endurece su oposición tomando como modelo otros procesos de desestabilización.

Anota que el hecho de que el futuro de Perú pueda depender de la impunidad de un político cuestionado por corrupción “da una idea bastante clara de la fragilidad política de nuestro país”.

Wiener escribió semanas atrás que los servicios de inteligencia tienen información de que el Partido Aprista promueve un paro policial para desestabilizar al gobierno, lo cual fue negado por el viejo partido, aunque el dirigente sindical policial Richard Ortega anunció ayer una huelga por mejores salarios para el 5 de febrero.

La fecha es emblemática, pues ese día de 1975 una asonada asoló Lima a consecuencia de haber la ciudad quedado desguarnecida por una huelga de policías promovida por sectores del aprismo, entre otros, para desestabilizar al gobierno nacionalista de Juan Velasco Alvarado.

Los legisladores Téofilo Gamarra, del gobernante Partido Nacionalista, y Fernando Andrade, del centrista Somos Perú, condenaron el anuncio por ser ilegal que los policías vayan al paro y porque es una amenaza contra la tranquilidad pública, por la posibilidad de actos de saqueo y otros desórdenes.

“De acuerdo a versiones que circulan en medios e informes de inteligencia, detrás de la pretendida huelga estarían sectores ligados al Partido Aprista”, señaló.

Comentarios con Facebook